Cómo dejar de fumar gracias al deporte

Debido a la actual ley antitabaco que entró en vigor el 2 de enero de este año en España, muchos fumadores están empezando a darse cuenta de que su adicción al tabaco es tan grande que son capaces de salir a la calle a fumar aunque llueva a cántaros o la temperatura no suba de -3ºC.

Por eso, muchas de estas personas quieren dejar la adicción para empezar a llevar una vida de costumbres más saludables. Como todas las sustancias adictivas, el tabaco es una sustancia muy difícil de abandonar, sin embargo, substituir el tabaco por el ejercicio físico es una manera de superar la adicción mientras se mejoran las capacidades físicas y se consigue estar en forma, lo cual le viene muy bien a un corazón y a unos pulmones intoxicados.

En este artículo mostraremos cuál es la mejor forma de iniciarse en el ejercicio físico para dejar de fumar.

Hay multitud de estudios que demuestran que una persona deja de fumar más fácilmente si realiza ejercicio, que si permanece con un estilo de vida sedentario.

También es innegable el beneficio que produce el ejercicio físico en la recuperación de la capacidad aeróbica y la mejora cardiovascular, mermadas en los fumadores.

Cuando un fumador acompaña su voluntad de dejar de fumar con la práctica del deporte estará asociando los beneficios del deporte con los beneficios de dejar de fumar. Evidentemente, al principio es muy complicado dejarlo, pero si se substituye el tabaco por el ejercicio contrarrestaremos los efectos del síndrome de abstinencia con las mejoras que nos produce el deporte:

  1. Mejora en la resistencia física, ya que aumenta nuestra capacidad para realizar esfuerzos diarios.
  2. El ejercicio físico moderado reduce el estrés lo que contrarrestaría el estrés asociado a dejar de fumar.
  3. Se produce un sentimiento de bienestar que permite continuar con la desintoxicación, ya que se tiene la sensación de estar mejorando la salud desde varios aspectos de la vida.
  4. El ejercicio físico aeróbico ayuda a perder peso, lo que contrarresta el aumento de peso que se produce al comer más por la ansiedad de dejar el tabaco.
  5. Aumenta la autoestima al ver que estás logrando dos cosas muy importantes para tu salud.
  6. Se mejoran los patrones de sueño, ya que la fatiga asociada al ejercicio nos ayuda a descansar mientras dormimos.

Para realizar ejercicio es conveniente separar a los fumadores en dos grupos, los que practican deporte ocasional y están en una forma física aceptable y los sedentarios.

Los que tienen una forma deportiva aceptable tendrán ventaja y les será más fácil abandonar el hábito de fumar, por lo que nos centraremos en los fumadores sedentarios.

Las personas fumadoras y sedentarias están dentro de un grupo de riesgo importante de accidente cardiovascular, es decir, una persona sedentaria y fumadora, por el mero hecho de serlo ya cumple los requisitos necesarios para sufrir un infarto o cualquier otro problema cardiovascular, por lo que no debe empezar a hacer ejercicio sin antes consultar con un médico.
El médico valorará el estado físico de la persona y le recomendará una determinada intensidad de ejercicio.

Trataremos al fumador sedentario de la misma forma que a una persona con una enfermedad pulmonar, por lo que nos vale cualquier ejercicio aeróbico en el que estén implicados los principales grupos musculares.

La frecuencia de ejercicio rondará entre los 3 y los 5 días semanales y se realizará durante 30 minutos diarios a una muy baja intensidad (alrededor del 50% del VO2Máx), con ejercicios como bicicleta, footing, o actividades acuáticas como remo y piragüismo.

Conforme pasan las semanas y la capacidad aeróbica mejora, se podrá aumentar progresivamente la intensidad del ejercicio pero siempre bajo la atenta mirada de un profesional de la educación física y la salud.

Cambiar nuestra rutina diaria puede ser positivo para romper con el hábito. No es necesario cambiar por completo el día a día, pero si se pueden introducir rutinas como caminar hasta el trabajo o realizar ejercicio antes de ir a trabajar, por la mañana.

La rutina es la clave para continuar con el ejercicio físico. Ir cualquier día sin tener la semana planificada con anterioridad, provocará que se vaya abandonando el ejercicio por no tener una buena organización, así que marcarse unos días y unas horas concretas todas las semanas nos ayudará a no dejarlo. Además si realizamos ejercicio acompañados nos resultará mucho más ameno y tendremos más ganas.

Una persona sedentaria y fumadora se cansa muy rápido, por lo que realizar ejercicio al final del día nos cansará mucho y las sensaciones no serán tan positivas que si se realiza ejercicio temprano.

Resumiendo, si quieres dejar de fumar, consulta con tu médico y haz ejercicio, la mejora en la salud será enorme y la calidad de vida aumentará muchísimo.

.

  • Bibliografía:

American College of Sports Medicine. “Manual ACSM para la valoración y prescripción del ejercicio”. Editorial Paidotribo. Badalona, 2007.

http://dejar-de-fumar.org.es/actividad-fisica-tabaco.html

http://www.quitsmokingsupport.com/exercise.htm

http://www.healthinformations.org/health-tips/stop-smoking-exercise.html

http://www.sportlife.es/front/noticia/2c90a88c1c2804f6011c28eb75f10084

.

  • Imágenes:

http://hbbase.com/quit-smoking/quit-smoking-stop-smoking-herbal-alternatives.html

http://designerscouch.org/view-log/creative-anti-smoking-ads-807

http://kayaks-forsale.com/

The following two tabs change content below.

Marcos Domato

Latest posts by Marcos Domato (see all)

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies