Riesgos de las excesivas pérdidas de peso en deportistas

Mayo 16, 2011
Héctor Tarrío

Existen multitud de deportes en donde es común ver subidas y bajadas de peso constantemente. Las comunidades médicas y científicas han estado preocupadas por los problemas de los deportistas al hecho de perder peso. En 1986 se hizo un estudio que implicó a 63 luchadores universitarios, los cuales perdieron peso unas 15 veces durante una temporada normal. El promedio de pérdida más grande fue de 7,2 kg en menos de 3 días. Estos reducían su peso por medio de la restricción de alimentos , privarse de tomar líquidos, deshidratación térmica, y todo ello unido a un aumento de la actividad. Esta práctica hizo que la ACSM tomara cartas en el asunto publicando artículos sobre la influencia de la deshidratación en la función fisiológica.

Muchos deportes tienen como base el peso como factor predominante para diferenciar categorías, y con frecuencia los deportistas intentan alcanzar el menor peso posible para ganar ventaja sobre sus oponentes, los cuales no se dan cuenta del grave riesgo que tiene para su salud.

A continuación nombraré algunas consecuencias de la pérdida excesiva de peso en los deportistas:

Deshidratación

Las dietas muy bajas en calorías o ayunar provocan grandes pérdidas de peso, principalmente por deshidratación. Estas pérdidas de  agua ponen en peligro la función cardiovascular y renal, lo cual será muy peligroso. Unas pérdidas entre 2-4% del peso del deportista por deshidratación pueden perjudicar al rendimiento. Algunas de las consecuencias de la deshidratación son:

  • Menor volumen sanguíneo y menor tensión arterial
  • Reducción de los volúmenes sistólicos submáximos y máximo y menor gasto cardíaco.
  • Reducción en el flujo sanguíneo hacia y a través de los riñones.
  • Deterioro de la termorregulación.

Fatiga Crónica

Forzar el cuerpo a perder demasiado peso puede tener repercusiones como un empeoramiento del rendimiento, y mayor probabilidad de lesiones o de enfermedades. El empeoramiento de los resultados puede deberse a muchos factores, como la fatiga crónica, que frecuentemente acompaña las grandes pérdidas de peso. Los síntomas de un deportista que crónicamente tiene un peso corporal insuficiente, son similares a los del sobreentrenamiento, en donde intervienen factores neurales y hormonales. En la mayoría de los casos el sistema simpático parece estar inhibido y el sistema parasimpático domina.

Otro aspecto importante serán los sustratos, y la fatiga crónica puede aparecer por un agotamiento de estos sustratos, normalmente la energía para todas las actividades se obtiene de los hidratos de carbono, pero son la fuente de energía mas pequeña acumulada, por ello cuando los deportistas se entrenan duramente y su dieta no es adecuada, ingiriendo menos calorías de las gastadas, sus reservas de energía de hidratos de carbono se agotan, lo cual hará que los niveles de glucógeno hepático y muscular disminuyan, lo que implicará que se reduzca el glucógeno en sangre. Estas reducciones combinadas puede ser la fatiga crónica y el empeoramiento de su rendimiento.

Trastornos alimentarios

Un gran porcentaje de los deportistas, especialmente los femeninos, tienen los hábitos alimentarios alterados, no solo en una menor ingesta calórica que el gasto de calorías que tiene diariamente, sino también aspectos alimentarios que se pueden definir como “patológicos” como pueden ser los vómitos autoprovocados, o el consumo excesivo de laxantes, para controlar el peso. Los trastornos alimentarios pueden ser causa de trastornos clínicos como la anorexia nerviosa o la bulimia.

“Mas del 90% de las personas con trastornos alimentarios, son mujeres. Y en el campo deportivo, los deportistas que practican algún deporte relacionado con la exhibición (gimnasia, patinaje artístico…etc) y deportes que requieren de capacidad de resistencia (carreras y natación), son los que corren un mayor riesgo de padecer dichas enfermedades”.

Los deportistas y sus entrenadores, deben comprender la importancia de la potencial unión entre los estándares de peso y los trastornos alimentarios.

Las siguientes dos consecuencias que vamos a detallar, unidos con los trastornos alimentarios se conoce como la “tríada de la deportista”, la cual implica trastornos alimentarios, disfunciones menstruales, y trastornos minerales óseos

Disfunción menstrual

La menstruación anormal, está ampliamente reconocida entre las deportistas pero no se conoce muy bien. las elevadas prevalencias de: influyente o escaso flujo menstrual (oligomenorrea), cese de flujo menstrual (amenorrea), y primer periodo, se asocian con deportes que inciden en bajos pesos corporales o bajos contenidos de grasa corporal.

El cese del flujo menstrual, es uno de los criterios estrictos, para el diagnóstico de la anorexia nerviosa, con lo cual existe una gran relación entre cese del flujo menstrual y anorexia nerviosa.

Trastornos minerales óseos

Estos, están reconocidos como una consecuencia potencialmente grave de las disfunciones menstruales. Existen diferentes estudios que llegan a diferentes conclusiones como que cuando se reestablece la menstruación la densidad ósea se comienza a recuperar, pero la cantidad de hueso que se recupera, es muy limitada y aun recuperando la función menstrual la densidad ósea seguirá muy por debajo de lo “normal”. Las consecuencias de las deportistas con densidades óseas muy por debajo de su nivel, no han sido estudiadas pero podemos decir que la importancia de la densidad ósea en cualquier actividad es vital para no tener fracturas o lesiones, y más si estas son deportistas y se encuentran en deportes con un alto grado de impacto articular.

Espero que se entienda la problemática de un descenso y subida de peso constantes de cara a la competición deportiva dejando de comer o de beber para poder competir en un peso…todo eso es un error que en mi humilde opinión se debería evitar cambiando los deportes que estén condicionados por las categorías según el peso del participante. Esto se debería revisar para evitar posibles patologías o trastornos como los ya mencionados.

Bibliografía:

Willmore, J.; Costill, D. “Fisiología del esfuerzo y del deporte”

Imagen 1: http://www.fondosparapantalla.com/

Imagen 2: http://www.yanswersbloglatam.com/

The following two tabs change content below.

Héctor Tarrío

Director Buenaforma Sport Coaching Experts. Entre mis formaciones destacar la Licenciatura en Ciencias de la Actividad Física y del Deporte. Master en Gestión de Instalaciones deportivas (Universidad Politécnica de Valencia). Entrenador Personal NSCA-CPT (National Stregth and Conditioning Association). Entrenador Superior de Natación (RFEN). Entrenador Superior de Triatlón (FETRI) Cursando Master en Alto Rendimiento en Deportes Ciclicos (Universidad de Murcia) Apasionado del entrenamiento personal, del rendimiento deportivo en deportes de resistencia y la prevención de lesiones.

No comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR