¿Estamos gordos o somos obesos?

junio 08, 2012
Veronica Varela

Hoy vamos a continuar con el artículo publicado hace tres semanas (“Hacia un mundo de obesos”) en el que comenzamos a hablar de la obesidad.  En él se trataba la obesidad en relación con la sociedad y su implicación en diferentes apartados de esta. Sin embargo hoy vamos a centrarnos mas en ¿Que es la obesidad?, ¿Por que sufrimos de obesidad? y ¿Cómo podemos combatirla?. Además, hemos añadido un tutorial interactivo de ayuda ala prevención y control de esta.

Entonces, ¿que es lo que entendemos por obesidad?, o ¿que es lo que los médicos describen como obesidad? Enfermedad, pues sí, y está provocada por la acumulación del exceso de grasa debajo del diafragma y en la pared torácica. Esta grasa puede ejercer presión en los pulmones, y provocar dificultad para respirar e incluso ahogo, con un esfuerzo mínimo.  Por esto, normalmente las personas obesas jadean más o se cansan mucho más rápido. Sin embargo las consecuencias no son solo estas, sino que la dificultad en la respiración puede interferir gravemente en el sueño, provocando la parada momentánea de la respiración (apnea del sueño), lo que causa somnolencia durante el día, además de otras complicaciones.

Al mismo tiempo la obesidad puede causar varios problemas ortopédicos, como dolor en la zona inferior de la espalda y agravamiento de la artrosis, especialmente en las caderas, rodillas y tobillos.

Los trastornos cutáneos son particularmente frecuentes. Dado que las personas obesas tienen una superficie corporal escasa con relación a su peso. Es decir, estas no pueden eliminar el calor del cuerpo de forma eficiente, por lo que sudan más que las personas delgadas. Por lo que también, los pies  y los tobillos  hinchan más, ya que se produce una pequeña acumulación de pequeñas a moderadas cantidades de líquido (edemas) en ellos.

Pero ¿Cuáles son las causas que provocan obesidad?

La primera de todas y más clara es consumir demasiadas calorías, más de las que uno quema. Esto puede deberse a:

  • Comer más alimento de lo que el cuerpo puede utilizar
  • Consumir demasiado alcohol
  • No hacer suficiente ejercicio

En la actualidad, sabemos que la biología o “organismo” (como se suele decir) es una razón de gran peso. Ya que por ejemplo, hay personas que comen lo mismo que otras y estas no engordan, pero ellos sí.

Pero hay otros factores que afectan el peso, tales como:

  • La manera en como comimos de niños puede afectar la forma como comemos como adultos. Esto se vuelve un hábito y es difícil modificarlo.
  • Estamos rodeados por cosas que facilitan el hecho de comer en exceso y dificultan el hecho de estar activos:
    • Sin tiempo para cocinar de forma saludable, ya que el día a día avanza sin un descanso.
    • Trabajos de oficina en los que pasamos más tiempo sentados en comparación con trabajos más activos en el pasado.
    • Menos tiempo para hacer ejercicio.

También hay factores médicos que causan aumento de peso, como:

  • Glándula tiroides hipoactiva (hipotiroidismo)
  • Medicamentos tales como píldoras anticonceptivas, antidepresivos y antipsicóticos

Y otras situaciones que pueden influir en el aumento de peso son:

  • Dejar de fumar. La mayoría de las personas que dejan de fumar aumentan de 4 a 10 libras (2 a 4.5 kg) en los primeros 6 meses después de parar. Algunas personas aumentan entre 25 y 30 libras (11 y 14 kg aproximadamente).
  • Estrés, ansiedad, sentirse triste o no dormir bien.
  • Para las mujeres:
    • La menopausia: las mujeres pueden subir de 12 a 15 libras durante la menopausia.
    • No bajar el peso que aumentaron durante el embarazo.

Por  todo esto la mejor forma de tratar la enfermedad es ¡previniéndola! Entonces debemos identificarla en el momento en que notamos que nuestro cuerpo cambia de peso, para ganarlo. Lo que suele darse a partir de los 20-25 años, para un adulto o cuando eres un niño/a. La obesidad es considerada como una enfermedad crónica que requiere de un tratamiento a largo plazo. Por eso se requiere un control alimenticio, ejercicio físico y terapia farmacológica, en algunos casos. Pero el problema de la obesidad es que no viene solo, y a ella se le asocian problemas vasculares, cardiacos y metabólicos, como ya hemos mencionado en el otro artículo.

Entonces, el programa de control de la obesidad no debe estar enfocado a perder kilos sin control, sino a perder masa grasa, lo que es diferente, a través de una dieta hipocalórica y ejercicio físico. Esta pérdida de peso debe ser controlada y poco a poco, para darle tiempo al organismo a cambiar el metabolismo y que esta pérdida perdure a largo plazo.

Por lo tanto un estilo de vida activo, con práctica de ejercicio regular, junto con una alimentación saludable, es la mejor manera de lograr nuestro objetivo.

Una pequeña pérdida de peso ya puede mejorar nuestra salud

Al hacer una dieta, la meta principal debe ser aprender nuevas formas saludables de comer y convertirlas en parte de la rutina cotidiana. Para lo que necesitamos tener claro lo que queremos conseguir, ya que cambiar nuestros hábitos es difícil. Entonces, debemos tener en cuenta los siguientes factores:

  • Tomar alimentos saludables y como cocinarlos para obtener el mayor beneficio.
  • Bebidas sin azúcares
  • Bebidas bajas en calorías.
  • Tamaño de lo que ingerimos(porciones)
  • Aprender a leer las etiquetas nutricionales, es un factor importante y que nos puede ayudar en el control de las calorías consumidas.

Tampoco podemos dejarnos llevar por dietas extremas (menos de 1,100 calorías por día), ya que pueden ser muy perjudiciales para la salud. Por eso es bueno consultar con un nutricionista. Es cierto que con ellas bajas de peso rápido, pero lo recuperamos aún más rápido.

Pasos a seguir para comenzar a perder peso

Conocer nuestro Índice de Masa Corporal, para lograr establecer un programa adecuado de ejercicio físico y dieta. Este link nos lleva directamente a una calculadora donde obtendremos nuestros valores. (pero recuerda que esto no es totalmente fiable, es un dato aproximativo. Si tus valores son mayores de 27 te recomiendo ir al nutricionista para comenzar con un programa).  El mismo IMC es válido para ambos sexos.

¿Cuál es la circunferencia de nuestra cintura?

La grasa corporal que se acumula en el área del estómago (se conoce como “obesidad abdominal”) y esta constituye un riesgo de salud mayor que la grasa corporal que acumulada en el área de las nalgas y de los muslos. Por esta razón, la medida de su cintura proporciona información valiosa con respecto al riesgo que usted tiene de desarrollar enfermedad del corazón, presión arterial (sanguínea) elevada, colesterol alto y diabetes de tipo 2. Los médicos consideran que una medida de la circunferencia de la cintura es demasiado elevada si supera 101,6 cm en los hombres y 88,9 cm en las mujeres.

Si los valores obtenidos en estas medidas son superiores a los valores saludables establecidos debemos consultar con nuestro médico. Recuerda que la obesidad es una enfermedad.

En este artículo hemos dado una serie de datos básicos para entender mejor la obesidad. Aquí añadimos un tutorial que nos puede servir para controlar nuestro peso Tutorial interactivo para controlar el peso como primer paso a atajar nuestra situación

Tendremos más información en un próximo artículo. Pero de momento espero que esto nos ayude aunque sea solo un poquito, a entender mejor lo que es obesidad.

Links de consulta:

www.dmedicina.com/

http://www.nlm.nih.gov/

Imágen 1 | preventivehealth.in  Imagen 2 | mexico.cnn.com

 

The following two tabs change content below.

Veronica Varela

Investigadora Predoctoral “Healthy habits and drugs Consumption in University Students”, Licenciada en Actividad Física y Ciencias del Deporte, Diplomada en Magisterio: especialidad en Educación Física en la Universidad de Vigo. Ha realizado intercambios internacionales para el doctorado en Loughborough University, Inglaterra, y en la Universidade Federal de Santa Catarina, Brasil.

26 Comments. Leave new

Buf, no sé por donde empezar, estoy en desacuerdo con un montón de cosas…
Pongamos por aquí, por ejemplo, con el tema de comer menos calorías y gastar más:
http://loquedicelacienciaparadelgazar.blogspot.com/2012/04/el-pan-si-engorda-se-unte-o-no-parte-2.html

Responder
Héctor Tarrío
9 junio, 2012 2:19 am

Buenas Centinel,

Al leer el artículo que me mandas, el cual me parece un interesante punto de vista, aunque con poca fiabilidad, ya que si quieres medir la efectividad de una ingesta calórica, esta deberá tener en cuenta muchos factores como la actividad física por ejemplo, en donde observo al leer el mismo que el primer grupo del gráfico son los que menos actividad física realizan (menor ingesta-mayor peso) y los del último grupo realizan más actividad física (mayor ingesta-menor peso), este factor en dicho artículo se la “reflanfinfla” hablando mal xD, y claramente para mi es un factor decisivo, ya que cuanta más actividad más gasto energético tendremos, y eso no me lo puedes discutir. En cuanto a los grupos, debemos tener en cuenta el gasto calórico basal, no todo el mundo es igual, por ello hay q tener mucho cuidado con las dietas hipocalóricas.

Así mismo, yo soy capaz sin variar mi alimentación y variando solamente mi actividad física diaria a bajar peso, y sobre todo a bajar mi porcentaje de grasa corporal ¿por qué?

Responder

Hombre, denominar el estudio como poco fiable, me parece cuando menos un poco exagerado. El Nurse’s Health Study es uno de los estudios epidemiológicos más importantes que se han realizado en el mundo. Y como ya resalto en el artículo, los datos que se presentan son para buscar pistas de que toda esa teoría de “comer menos y gastar más” es demasiado simplista y terapéuticamente ineficaz. De hecho, llevamos oyendo esa cantinela décadas, pero una y otra vez se ha demostrado que a largo plazo no funciona. Y los estudios también lo han demostrado. ´

Como comento en el libro, la intervención más espectacular realizada para reducir la ingesta calórica, sobre todo reduciendo calorías y aumentando el ejercicio, se realizó en el estudio Women’s Heath Initiative Dietary Modification Trial (Low-Fat Dietary Pattern and Weight Change Over 7 Years. The Women’s Health Initiative Dietary Modification Trial; Barbara V. Howard, PhD; et Al; JAMA 2006), cuyos resultados se publicaron en el año 2006, controlando y asesorando a casi 50.000 personas divididas en dos grupos, a lo largo de siete años y medio. Durante los primeros meses los resultados fueron prometedores, con pequeñas pérdidas de peso. Pero a largo plazo, cuando los años pasaron y a pesar de que las mujeres participantes sobre los que se estaba actuando seguían a dieta, comiendo menos grasas y más carbohidratos, recuperaron el poco peso perdido. Los resultados fueron concluyentes: La media de adelgazamiento fue mínima, de aproximadamente medio kilo al final del estudio.

Respeto al ejercicio, uno tras otro estudio tienen serios problemas para demostrar que hacer ejercicio adelgaza, por mucho que lo afirme la teoría, a no ser que dediquemos más de una hora al día. Aquí escribí algo al respecto:

http://elcentinel.blogspot.com/2011/12/hacer-ejercicio-no-adelgaza-aunque.html

Creo que estos datos (y otros muchos más que podría presentar) son como para replantearse muchas cosas.

Responder
Héctor Tarrío
9 junio, 2012 12:16 pm

No estoy diciendo que estudio sea poco fiable, pero si creo que la finalidad del estudio no es saber si la actividad física está relacionada con la pérdida de peso…en este estudio se habla de tabaquismo, de alimentación saludable y sobre todo de prevalencia de enfermedades que es la finalidad del mismo.

En cuanto a que hacer actividad física no adelgaza, pues me imagino que sabrás que actualmente están de moda los entrenadores personales, si estos no consiguieran que sus clientes bajaran de peso crees que cobrarían tanto….en mi caso, yo se perfectamente como tiene que hacer una persona para bajar de peso, y lo siento pero es alimentación correcta (no tiene xq ser reducción calórica), y una mayor actividad. y con esto no me refiero.

Te recomiendo este estudio Obesity and Physical Activity: A Review. American Heart Journal 151(3):598-603, Mar 2006 –> http://www.intramed.net/UserFiles/85700.pdf

En el país se publicó un artículo relacionado con el estudio que nos muestras hace tiempo: http://www.intramed.net/UserFiles/85700.pdf pero al mismo tiempo también hay que saber lo que se lee para poder opinar, igual que la alimentación se controla por nutricionistas si quieres conseguir resultados y alimentarte correctamente, el ejercicio exactamente igual, no es lo mismo hacer ejercicio aeróbico, que anaeróbico, no es lo mismo mejorar el sistema cardiovascular para conseguir hacer actividad aeróbica durante 1 hora a un ritmo en donde el porcentaje de grasa que utilicemos sea mayor que en otras ocasiones, todo este es fisiología humana, por ello la actividad física no es simplemente salir a moverte, igual q la alimentación no es ingerir alimentos.

En este dicen que la actividad física ayuda a no engordar, pero no ayuda a adelgazar….una afirmación que tiene mucho mérito xD. Porque según ellos hacer deporte te va a dar más hambre…buena justificación.
Además a lo largo del artículo no aparece la palabra “intensidad de entrenamiento” factor clave para todo lo relacionado con la pérdida de peso y ejercicio físico.

Sigo pensando que estudios salen si, pero cuantos estudios sobre los beneficios de los medicamentos han salido a lo largo de la historia. El ámbito farmacéutico y actualmente las instituciones también, ya que existen subvenciones y ayudas q proporcionan grandes empresas del sector puede ser la causa de que muchos estudios no sean fiables, y se hagan con un fin altruista. (no digo que estos sean, solo que hay que mirarlo todo entre líneas, y no cegarse) es una opinión.

Responder
Veronicavarelamato
9 junio, 2012 6:01 pm

Bueno creo que ahora es mi turno de comentar este artículo. Entonces lo que se ha pretendido es elaborar un documento informativo en el que se recogen datos informativos para dar un nivel de compresión mayor a lo que obesidad significa. En ningún momento se ha hablado de actividad física como unico elemento para combatir el sobrepeso y la obesidad. Citando palabras literales “el programa de control de la obesidad no debe estar enfocado a perder kilos sin control, sino a perder masa grasa, lo que es diferente, a través de una dieta hipocalórica y ejercicio físico”. Afirmación que sostienen todos los artículos de los que haces referencia.
Aquí te dejo unas cuantas referencias que así lo justifican:

Shaw K et. al, 2006.” When compared with no treatment, exercise resulted in small weight losses across studies. Exercise combined with diet resulted in a greater weight reduction than diet alone (WMD -1.1 kg; 95% confidence interval (CI) -1.5 to -0.6). Increasing exercise intensity increased the magnitude of weight loss (WMD -1.5 kg; 95% CI -2.3 to -0.7). There were significant differences in other outcome measures such as serum lipids, blood pressure and fasting plasma glucose. Exercise as a sole weight loss intervention resulted in significant reductions in diastolic blood pressure (WMD -2 mmHg; 95% CI -4 to -1), triglycerides (WMD -0.2 mmol/L; 95% CI -0.3 to -0.1) and fasting glucose (WMD -0.2 mmol/L; 95% CI -0.3 to -0.1). Higher intensity exercise resulted in greater reduction in fasting serum glucose than lower intensity exercise (WMD -0.3 mmol/L; 95% CI -0.5 to -0.2). No data were identified on adverse events, quality of life, morbidity, costs or on mortality.

Södlerlund A, et al., 2009…. the treatment that produced the best weight loss results included a combination of training, behaviour therapy and diet….

Thorogood A, et. al., 2011. Our results show that isolated aerobic exercise is not an effective weight loss therapy in these patients. Isolated aerobic exercise provides modest benefits to blood pressure and lipid levels and may still be an effective weight loss therapy in conjunction with diets….

Mencionando uno de los autores de referencia David Stensel en su libro “Physical Activity and Health” del que seguro has oído hablar, se cita literalmente “Bajos niveles de actividad física y altos niveles de ingesta de alimentos son elementos básicos del aumento en la prevalencia de la obesidad…(Keith et. al., 2006)… dieta y ejercicio físico son los Dos Grandes factores que influyen en la obesidad como epidemia…”
En este libro se menciona al mismo tiempo lo que tu dices, de que actividad física de forma aislada no produce grandes pérdidas de peso. Sin embargo, muchos de estos artículos fallan al identificar una asociación entre la práctica de actividad física básica de los participantes y la subsecuente ganancia de peso. Es decir, no se tuvo en cuenta la práctica de actividad física que los participantes tenían antes de empezar con el programa diseñado para el estudio. Además, otra de las limitaciones de estos estudios es que se ha evaluado la práctica de actividad física con cuestionarios, lo que no son del todo fiables, al referirse a la percepción propia de los participantes. En vez de usar, Actigraphs o MyWellness Key o cualquier otro tipo de acelerómetro o inclinómetro que mida el nivel de actividad física de forma fiable. Te recomiendo te leas este artículo: Obesity in Britain: gluttony or sloth? http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/7640595 En el que se revela que cambiando hábitos como el coche y el tiempo que gastamos viendo televisión por el andar modifican la prevalencia en obesidad, mientras que en términos de energía y comida ingerida los valores no fueron modificados. lo que se concluye como que “el nivel de vida INACTIVO, es tan importante como la dieta en la causa de la obesidad, e incluso el factor dominante”. Sin embargo, y como tú has dicho, hay muchos otros estudios que no lo confirman, aunque esto necesita ser investigado de forma más metódica. Pero lo que sí es cierto, es que el ejercicio es muy importante como terapia para algunas de las co-morbilidades asociadas a la obesidad y que han sido mencionadas en este artículo. Además de reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares y por lo tanto el riesgo de muerte prematura.

Además te dejo algunas de las guías internacionales para evitar el ganar peso y la obesidad:
El Departamento de salud de Reino Unido recomienda entre 45-60 minutos de ejercicio todos los días para evitar la obesidad. (5.25 a 7 h. a la semana). Además recomiendan entre 60-90 minutos de ejercicio al día para aquellos que no quieren volver a ganar el peso perdido.
El Colegio Americano de Medicina del Deporte recomienda entre 150 y 250minutos a la semana de actividad moderada para prevenir la ganancia de peso. Incluso dicen que mas de 250min a la semana causa una mayor pérdida de peso.
otra recomendación viene de parte del autor Levine et al. en 2006, quien afirman que personas obesas podrían revertir su situación si gastaran 350Kcal/día (2.5h/día) más de lo que normalmente gastan.

Espero que con esta información extra te ayude a resolver tus dudas y al mismo tiempo justificar el artículo.

Un saludo

Hola, Verónica. Muchas gracias por tu esfuerzo por responder con referencias. La verdad es que mucho de lo que presentas precisamente confirman mis argumentos, creo. No todo, pero sí lo que parece más riguroso, sistemático y representativo.

Me he puesto a escribir una nueva contestación a tus aportaciones y al final me ha quedado tan larga la respuesta que he decidido convertirlo en un artículo completo en el blog, que he titulado “4 razones por las que la estrategia comer menos y gastar más no funciona para adelgazar”. Te invito a leerlo en este enlace:

http://loquedicelacienciaparadelgazar.blogspot.com/2012/06/4-razones-por-las-que-la-estrategia.html

Y seguimos charlando e intercambiando opiniones, que así da gusto.

Un cordial saludo.

Veronicavarelamato
10 junio, 2012 1:34 am

Hola Centinel, gracias por tus aportaciones las que le dan un poco de vida al blog. Siempre es interesante tener lectores activos que nos pueden dar un buen feedback de nuestro trabajo.

Ahora bien, con respecto a tus aportaciones, vuelvo a decirte que en este artículo no se hace apología a la actividad física como factor milagroso contra la obesidad, de forma aislada. Por que por mucho ejercicio que hagamos si no cuidamos nuestra dieta, los efectos serán muy bajos o nulos. Por lo que el artículo soporta la idea de práctica de actividad física y una dieta hipócalorica para la pérdida de peso. Ahora bien, lo que tu dices en tu página de blog de que es imposible mantener una dieta hipocalórica de por vida, eso está muy claro. Pero como primer paso a la pérdida de peso es lo que debemos hacer. El mantenimiento de la dieta viene en el momento en que logramos nuestros objectivos de reducir nuestra masa grasa, para luego mantener lo que hemos conseguido.

Tampoco estamos hablando de la obesidad de una perspectiva simplista, sino de una manera comprensible para que todo el mundo tenga una idea básica de lo que ello conlleva. Como otro tipo de enfermedades, esta afecta nuestro organismo en varios niveles como tu sabes, articular, cardiovascular, respiratorio, psicológico…pero no podemos hacer de esto un tratado científico, por que para eso están los periódicos y artículos científicos.

Después con respecto a lo que mencionas de disfunción, lo que no podemos es generalizar. No todos los obesos, son obesos por causa de un síndrome, y no todos los obesos lo son por que comen demasiado. En respuesta a la referencia que pones de los americanos, debemos tener en cuenta la dieta, las porciones de comida y el bajísimo nivel de actividad física registrado en varios estudios. Y para eso no hace falta un estudio epidemiológico, sino que con verlo ya se percibe.

Entonces tengamos en cuenta lo dicho. Actividad física, dieta equilibrada y hábitos de vida saludables, como no beber alcohol, bebidas sin azucar, y cuidar las porciones de comida que ingerimos, para evitar el sobre peso u obesidad, o en su caso, reducirla.

un saludo

Veronica

Pero es que seguimos sin dar respuesta a dos cuestiones fundamentales:
– Esos son los consejos que se llevan dando décadas y que lo único que han conseguido es más obesidad.¿Vamos a seguir culpando a los obesos de no hacer lo que deben o vamos a ejercer la medicina como hay que hacerlo, sin culpabilizar al paciente y buscando resultados?
– ¿Qué es comer saludable? Estoy seguro que tú y yo no vamos a coincidir en los que significa alimentación saludable, así que imagínate entre la gente “de a pié”, que tiene mucho menos conocimiento en nutrición. Porque eso de “comer de todo sin pasarse” es una directriz que vale para bien poco.

Héctor Tarrío
10 junio, 2012 11:57 am

Como bien sabes son consejos que se han ido dando durante mucho tiempo, pero eso no significa que no sean las adecuadas. Antes no salías de casa y te encontrabas con 2 burguer al lado de casa, y en vez de ir caminando a la casa del amigo a 200 m ahora vas en coche, metro, etc. Todo esto ha cambiado en un espacio corto de tiempo. Por lo que tu dices, lo q debemos hacer entonces es alimentarnos correctamente y “ya está”, ese si sería un grave error, ya que no puedes modificar como dijo Jjmuros solamente un factor, sería inútil.
El debate me está gustando, pero me está faltando algo; ¿cual crees que es la solución centinel? xq estás criticando las medidas que se adoptan actualmente pero no estás dando una solución….

Bueno, es que al ser un problema complejo, la solución no es ni evidente ni sencilla. Pero yo creo que la clave está en dos frentes:

1. Consenso por parte de toda la comunidad científica y médica. Que nos digan cuales son las principales razones de la obesidad y nos den la/s solucion/es. Con pruebas, con hechos objetivos, con resultados demostrados. Basándose en datos y estudios objetivos, no en teorías ni planteamientos simplistas.

2. Educación a mansalva. Cuando el punto 1 esté claro, que se dediquen el tiempo y los recursos a educar a todo el mundo en lo que es una alimentación y una vida saludable. Antes era más sencillo, pero ahora, con la enorme cantidad de alimentos procesados que hay y la gran variedad de circunstancias personales, cada persona es un caso particular. Así que la única forma de asegurar ciertos resultados es que todos sepamos lo suficiente de metabolismo y alimentación y seamos capaces de diseñar y adaptar nuestras propias dietas. Estudiamos para aprender a trabajar pero no para aprender a vivir. Aprendemos años y años geografía, historia, matemáticas, química, física y ortografía, pero casi nada de alimentación ni de ejercicio, a pesar de que son probablemente los factores más importantes para tener una vida saludable.

Héctor Tarrío
10 junio, 2012 3:51 pm

el último libro que he leido “la dieta inteligente” me parece un libro adecuado para que la gente se conciencie de que una alimentación correcta no es la que estamos inculcando a nuestros hijos.

Por lo que observo en esta respuesta te contradices con todos tus anteriores comentarios “No estudiamos nada de alimentación y ejercicio fisico, a pesar de que son probablemente los factores más importantes para tener una vida saludable” eso creo que es todo lo que estamos intentando difundir los profesionales de la actividad física y los nutricionistas al realizar estos artículos.

¿Por qué me contradigo? Yo lo que he dicho es que muchos nutricionistas están (¿estáis?) difundiendo un modelo de alimentación que no sirve, que no funciona, que no se entiende, no sé… el caso es que no da resultados.

Por cierto, los consejos que no funcionan NO SON adecuados. Ese argumento de culpar al paciente me pone malo. Si yo voy al médico porque me duele el brazo y descubre que levantándolo me deja de doler, no puede recetarme ir todo el rato con el brazo levantado, porque esa solución es insostenible. Al 95% de las personas obesas no les son eficaces los consejos tradicionales para perder peso (comer menos y gastar más), así que ese consejo NO SIRVE. Y punto. Decir que la culpa es de ellos por no seguirlos es escurrir el bulto y no ejercer la medicina correctamente. La sociedad es la que es y las circunstancias son las que son, así que las terapias deberán desarrollarse y adaptarse a ellas, no al contrario.

Aunque, como he dicho, la obesidad es un problema multifactorial, pienso que la alimentación es el principal factor para combatirlo, pero no mediante conceptos como “comer menos y gastar más”. Yo también pretendo aportar mi granito de arena con el libro que he escrito y el blog que mantengo, pero es una lucha desigual. Son tantos años con la cantinela de “comer menos y gastar más” y tanta información incorrecta sobre los alimentos, que la confusión entre la gente es enorme y es muy difícil conseguir cambios. A modo de ejemplo, basta con hacer estas preguntas a varias personas (cultas y educadas) y las respuestas serán tan diversas como incorrectas: ¿Es malo comer proteínas? ¿los huevos son malos? ¿El pan engorda? ¿Es mejor evitar las grasas?

Héctor Tarrío
10 junio, 2012 9:25 pm

Estoy de acuerdo contigo en que deben incidir más en una alimentación saludable, no a la gente que esté obesa, sino inculcar a las personas desde niños en una alimentación correcta u salusable, sin excesos, y sin abusar de comida basura o alimentos que contengan mucha grasa. Eso ya se está haciendo, la cuestión es que ya sabes que no se mira hasta que saltan todas las alarmas….el ser humano es así, y antes que la prevención “prefieren intentar arreglar las cosas una vez se estropean”, en eso estoy de acuerdo, la prevención en materia de obesidad no es la correcta.

Me muero de ganas de saber la solución magica que propone, ¿es posible que la exponga resumidamente o es necesario comprar el libro? ¿Es una dieta mágica como la del señor Dukan?

¿De verdad piensa que el balance energético no influye en el peso? Mire los países subdesarrollados y dígame cuál es el porcentaje de obesos.

Por favor, ¿cuáles son los consejos nutricionales que no sirven? toda la comunidad científica está de acuerdo en cuales son los buenos hábitos saludables y así se lo hacen saber a la población en la gran variedad de pirámides nutricionales donde se muestran las recomendaciones.

Si la sociedad es la que es y las circunstancias son las que son, entonces esto no tiene solución. No sé si soy yo el único que ve claro que el aumento de la obesidad está totalmente relacionado con los hábitos sedentarios y el excesivo consumo de energia. Esto que dice usted que no sirve es la base de todas las hipótesis actuales de investigación sobre obesidad.

Por supuesto que cada caso es distinto, hay obesos genéticos (pero estos siempre han existido), el gran aumento de la obesidad actual no es por genetica. ¿O usted piensa que en 20-30 años ha cambiado la genética de la población?

¿Cuál ha sido el gran problema?, que los gobiernos no han invertido dinero en solucionarlo, ¡claro que se sabe que habitos de vida son beneficiosos para evitar problemas de obesidad!, hay evidencias científicas más que suficientes.

Ha sido ahora cuando el gasto hospitalario se ha disparado, cuando se están poniendo medios para frenarla, y de hecho se está consigiendo, los últimos estudios epidemiológicos muestran como el crecimiento de la obesidad se ha frenado en los últimos años.

¿Qué necesitamos para reducir el número de casos? muy fácil, lo voy a explicar con una sóla palabra EDUCACIÓN. ¿Por qué no se hace? Puede que al sistema capitalista no le interese que las grandes empresas de comida rápida y bebidas azucaradas vendan menos al igual que puede que tampoco interese extinguir el uso de tecnología recreativa sedentaria, incluso puede que el usuario esté tan inmerso en el sistema que no quiera cambiar sus hábitos.

¿Que podemos hacer nosotros? (a parte de realizar investigaciones que desafortunadamente sólo leen nuestros colegas del ámbito científico) divulgar nuestros resultados en sitios como este por ejemplo, donde las personas de a pie puedan ver alguna opinión más allá de lo que los responsables de las televisiones y grandes empresas les dejan ver.

Desde aqui quiero agradecer a toda esa gente que dedica parte de su tiempo a elaborar artículos para dar a conocer estás evidencias científicas a nivel más coloquial.

Y ya para finalizar y para los lectores del blog dar mi opinión en cuanto al uso de la actividad física y la nutrición. Tenemos que abogar por el uso de la dieta mediterránea, se ha demostrado en multitud de estudios los beneficios saludables que reporta al igual que por el ejercicio físico, sin duda con inumerables beneficios sobre la salud, entre los que se encuentra la mejora de la obesidad.

Nota: Para ver los beneficios que reporta la actividad física tenemos que utilizar instrumentos FIABLES. ¿qué quiere decir esto? que no podemos decir que una intervención física de 2 horas a la semana no es efectiva para mejorar la obesidad cuando para medir la obesidad se ha utilizado el IMC (mide relación peso-altura y no grasa) y para medir la duración e intensidad de la actividad física se han utilizado cuestionarios (necesitamos medidas objetivas para estos casos, ACELERÓMETROS) o cuando no se han controlado variables tan importantes como el gasto que tiene el sujeto en su vida diaria (medido a traves de ACELEROMETRIA). Cómo dige anteriormente las intervenciones deben ser para cambiar HÁBITOS no para bajar peso.

Un saludo,

No necesita en absoluto comprar el libro, puede leer todo lo que divulgo simplemente dedicando unos minutos a pasearse por el blog. Allí está prácticamente todo. Yo no puedo resumir la solución en una frase del tipo “comer menos y gastar más” por que no es tan fácil.

No hay recetas milagrosas y, curiosamente, coincido en que la solución es la educación. Lo he dicho en el post anterior, si lo vuelve a leer verá que el apartado 2 era “educación a mansalva”.

¿Yo he dicho que el balance energético no influye en el peso? ¿Ha leído usted el post que referenciaba sobre el tema? Fíjese en cómo comienza: “Aunque el balance energético es un principio física y termodinámicamente irrebatible…” Creo que está claro, ¿no? Pero eso no significa que sea eficaz para evitar la obesidad. ¿Para usted no es suficiente que estudio tras estudio se demuestre que a largo plazo el comer menos y gastar más no es sostenible? ¿Valen más sus pensamientos que todos los estudios? Desde luego, con razonamientos como el suyo, echando la culpa a la sociedad, la gente, las empresas alimentarias, los gobiernos, etc, no solucionaremos nada. Así nos va.

Le aseguro que PARA NADA todos los científicos coinciden en las recomendaciones sobre alimentación. Si ha leído el blog, ahí tiene recopilado lo que dice la ciencia sobre lo que es una alimentación saludable. Por ejemplo, esta es la pirámide nutricional que, en mi opinión, se deduce de los últimos estudios científicos:

http://loquedicelacienciaparadelgazar.blogspot.com/2012/05/la-piramide-de-alimentos-de-lo-que-dice.html

¿Es la que muchos médicos recomiendan? No, todavía la mayoría hablan de esta otra:

http://en.wikipedia.org/wiki/File:USDA_Food_Pyramid.gif

Aunque los investigadores más prestigiosos hayan dicho una y otra vez que es un verdadero despropósito. Si quiere nombres y ejemplos, se los daré, todos los que quiera. Sin embargo, ¿por qué seguimos repitiendo la misma cantinela que hace décadas y que no ha servido para nada?

Ya puestos, ¿podría usted detallarme la dieta mediterránea? ¿Dieta mediterránea pero de qué país, España, Italia, Francia, Grecia? Pensaba que esto de la dieta mediterránea eran unos conceptos un poco vagos y genéricos sobre los que todavía no hay demasiado consenso. Y si nos inclinamos por la versión española, ¿a cual se parece más, a la valenciana, la catalana, la andaluza? ¿La de los vascos y gallegos sería una dieta cantábrica?

Señores, seamos rigurosos y serios. Si queremos que esto funcione, hay que hacer ciencia. Y terapia para las personas. Con datos y principios concretos, actualizados y no solo basados en teorías, también en estudios epidemiológicos prácticos y bien hechos.

Por favor ¿cuál es la solución que propone? por mucho que busco en su blog no la encuentro. ¿Cuáles son esos estudios que me cuenta? Por supuesto mi opinión tiene base científica, aqui tiene lo último publicado al respecto. Interventions for preventing obesity in children (Review) Waters E, de Silva-Sanigorski A, Hall BJ, Brown T, Campbell KJ, Gao Y, Armstrong R, Prosser
L, Summerbell CD. Publicado este mismo año, verá como las conlusiones son similares a las mias (Eso es lo que dice la ciencia no lo que se escribe en la wikipedia)

Aqui le dejo lo que es la dieta mediterránea y cuales son los beneficios Keys A, Mienotti A, Karvonen MJ, Aravanic C, Blackburn H, Buzina R, Djordjevic BS, Dontas AS, Fidanza F, Keys MH, Kromhout D, Nedeljkovic S, Punsar S, Seccareccia F y Toshima H. 1986. The diet and 15-year deaht rate in the Seven Countries Study. American Journal of Epidemiology 124 (6): 903-915.

Con eso último que dice estoy totalmente de acuerdo, pero wikipedia no es ciencia. La terapia es para las personas y de ser realizada por EXPERTOS!
Cómo respuesta a las pregutas que formulaba se las contesto rápido. Usted me habla de estudios epidemiológicos pero critica los estudios experimentales…

Por cierto, de forma rápida me gustaría contestar que plantea (“A modo de ejemplo, basta con hacer estas preguntas a varias personas (cultas y educadas) y las respuestas serán tan diversas como incorrectas: ¿Es malo comer proteínas? ¿los huevos son malos? ¿El pan engorda? ¿Es mejor evitar las grasas?”)

la respuesta es NO.

Hola a tod@s. Me gustaría realizar unas cuantas observaciones sobre este tema, que creo que actualmente es de bastante relevancia.

En primer lugar remarcar que la obesidad es una enfermedad multifactorial, y no podemos pretender controlarla en su totalidad modificando un sólo factor. Las últimas investigaciones muestran como los factores genéticos, metabolómicos e incluso como los distintos tipos de cepas de nuestra flora intestinal pueden afectar a la aparición de esta enfermedad.

¿Pero que factores son los que nosotros podemos controlar? Yo pienso que son nuestros hábitos de vida (alimentación y actividad física).

A la pregunta de tu block “¿realmente pensamos que ese enorme porcentaje de la población se ha vuelto glotona y sin fuerza de voluntad en dos o tres décadas?” Creo que tenemos que ver que ha ocurrido en estas últimas décadas para contestar. La evolución tecnológica ha sido enorme, en no mucho tiempo la gran mayoria del trabajo se ha mecanizado, el uso de internet, video consolas, televisión… todo esto es relativamente moderno ¿Puede ser esta una de las explicaciones de ese aumento drástico de la obesidad?, sinceramente pienso que si, la fisiología humana no ha evolucionado tan rápido como la tecnológica, nuestro cuerpo hoy día, es practicamente el mismo que el de nuestros sucesores, nómadas que vivian de la caza y la recolección y que necesitaban que su cuerpo almacenase la energía sobrante para épocas de frio y escasez.

Creo que los hábitos sedentarios es una de las causas más importantes de la obesidad actual, no sólo tienes que pensar en actividad física como “ir a correr”. (Se considera actividad física cualquier movimiento corporal producido por los músculos esqueléticos que exija gasto de energía, OMS).

Piensa en cuando eras niño, yo recuerdo jugar con los amigos en la calle, pasar horas y horas corriendo y jugando a la pelota (de eso sólo hace dos décadas como tu bien dices en tu pregunta) ¿Dónde están los niños actualmente? en actividades extraescolares, los padres no están en casa, jugando con el ordenador, la consola, ¡si actualmente hasta los cepillos de dientes son eléctricos para no tener que mover la mano!.

Si esto va acompañado (y muchos estudios científicos actuales lo demuestran) de consumo de snacks y bebidas azucaradas mientras se hacen estas actividades (ver la tv), puede que encontremos parte del origen de ese tercio de población americana que tiene obesidad en poco tiempo.

Por supuesto, y estoy totalmente de acuerdo con usted en que comer menos calorias no es sostenible a largo plazo. Esta demostrado el efecto “yo-yo” de la mayoría de las dietas. ¿Dónde está la clave? en la educación nutricional. Igual que te enseñan en la escuela a sumar ¿por qué no te enseñan a comer?.
¡No tienes que hacer “dieta” para perder peso, tienes que llevar una alimentación equilibrada toda una vida!

Y ahora el tema clave por el cuál me he decidido a comentar este artículo “Hacer ejercicio no adelgaza”. Estoy de acuerdo con usted en que cualquier ejercicio no adelgaza. Me gustaría comentar que al igual que el médico es quien prescribe los medicamentos, debería ser el especialista (Licienciado en Ciencias del Deporte) el que prescriba la actividad física. A nadie se le ocurre recetarle ciertas pastillas a un compañero, pero resulta que todo el mundo entiende de prescripciones nutricionales y de actividad física. Seamos seríos ¡aqui no todo vale!.

Ahora bien, los artículos que menciona son ciertos, el efecto de la actividad física aislada no es excesivo en cuanto a la perdida de peso. ¿Pero a nosotros nos interesa la perdida de peso o de grasa? Si sometemos a un entrenamiento a un número de personas y valoramos la perdida de peso la conclusión es que no pierden peso, no que no sirva para reducir la grasa y con ello la obesidad. El entrenamiento va a aumentar nuestro porcentaje de masa magra (peso muscular) y a disminuir la masa grasa (peso grasa), por lo tanto el sujeto puede pesar lo mismo, incluso más, pero su grasa será bastante menor.

En ninguno de los artículos que menciona se ha valorado a los sujetos con DEXA, ni siquiera se le ha realizado una antropometria, sólo se ha visto el peso y el IMC. Recuerdo a los lectores que gran parte de la población deportista presenta unos IMC que los situarían dentro de la valoración de sobrepeso u obesidad (y por supuesto, no es el caso).

Sin duda hay numerosos estudios que muestran como un aumento en la capacidad aeróbica está relacionado inversamente con distintos parámetros de salud en jóvenes, como el perfil lipídico, la resistencia a la insulina, la masa grasa, parámetros relacionados con el síndrome metabólico y la resistencia arterial.

Aqui dejo algunas citas:

Eisenmann JC, Katzmarzyk PT, Perusse L, Tremblay A, Despres JP, Bouchard C. Aerobic fitness, body mass index, and CVD risk factors among adolescents: the Quebec family study. Int J Obes (Lond) 2005;29:1077-1083.
Gutin B, Yin Z, Humphries MC et al. Relations of body fatness and cardiovascular fitness to lipid profile in black and white adolescents. Pediatric Res 2005;58:78-82.
Reed KE, Warburton DE, Lewanczuk RZ et al. Arterial compliance in young children: the role of aerobic fitness. Eur J Cardiovasc Prev Reabil 2005;12:492-497.
Mesa JL, Ruiz JR, Ortega FB et al. Aerobic physical fitness in relation to blood lipids and fasting glycemia in adolescents: Influence of weight status. Nutr Metab Cardiovasc Dis 2006;16:285-293.
Ruiz JR, Rizza NS, Hurtig-Wennlof A, Ortega FB, Warnberg J, Sjostrom M. Relation of total physical activity and intensity to fitness and fatnees in children: the European Youth Heart Study. Am J Clin Nutr 2006;84:299-303.

Incluso se ha demostrado como intervenciones físicas de corta duración (2 meses) convinadas con educación nutricional tanto a padres como a niños mejoran parametros tales como el colesterol total, colesterol LDL así como reducen el porcentaje graso.

Para concluir decir que la actividad física y la nutrición son dos de los hábitos de vida que podemos controlar. Necesitamos que ese control empiece el la infancia y que sea realizado por especialistas, para que los hábitos perduren en la edad adulta. Así conseguiremos reducir esta epidemia de obesidad.

Un saludo y gracias por el block es genial para compartir opiniones con todo el mundo.

Jimmy

Héctor Tarrío
10 junio, 2012 11:52 am

Muy buena respuesta Jjmuros, estoy totalmente de acuerdo con tu contestación…la sociedad ha cambiado mucho en estos años, sino observar las noticias cada día y veréis siempre una noticia relacionada con esta enfermedad. los hábitos se han cambiado y no estamos preparados para ser sedentarios y alimentarnos con comida basura diariamente.

Responder

Pues si esos son los estudios que usted utiliza como referencia, mal empezamos. El primero es una revisión Cochrane que valora la eficacia de diferentes tipos de programas para la prevención infantil, y llega a la conclusión de que suelen funcionar pero son muy heterogéneas y les faltan bastantes aspectos importantes. Coincido 100% con la conclusión, que tampoco aclara demasiado.

El mayor problema está en el segundo. En primer lugar, no creo que en el famoso estudio de los siete países de hace treinta años se explicite lo que es la dieta mediterránea. En segundo lugar, ¿sabe que muchos expertos creen que Keys seleccionó en ese estudio solo los datos que le interesaban para obtener los resultados que quería? No es ninguna conspiranoia, expertos como Walter Willett, de la Universidad de Harvard, con mas de un millar de estudios científicos publicados lo dicen, creen que ese estudio no vale para mucho, como puede comprobar en este enlace:

http://www.ajcn.org/content/93/4/684.long

Y no es el único, se lo puedo asegurar. Creo que hay bastantes estudios del pasado que se hicieron o interpretaron mal, y que por ello se han dado recomendaciones dietéticas que no han funcionado.

Y ya ve, empezamos a no coincidir. Usted dice que el pan no engorda, yo digo que sí. Lo explico, por ejemplo, en estos posts:

http://loquedicelacienciaparadelgazar.blogspot.com/search/label/Pan

Si leyendo el índice del libro, la introducción, el primer capítulo y con los casi 100 artículos que he escrito en el blog no ha sido capaz de deducir mis opiniones, me veo incapaz de transmitirle mejor en unas líneas las 200 páginas y 200 estudios que contiene. Lo siento.

Responder

¡Qué bien que coincida 100% con la conclusión!, la verdad que me alegro, eso es que vamos acercando posturas.

La conclusión al primer artículo viene a confirmar lo que le estaba comentando, que las intervenciones que se han realizado no se han realizado correctamente, pero porque la metodología no es FIABLE (no porque la nutrición y la actividad física no tengan efecto sobre la obesidad).

Y si termina de leer las conclusiones completas del artículo creo que coinciden más con mi opinión que con la suya (aunque ya si que parecen coincidir). Esta es la forma de mejora que proponen:

– school curriculum that includes healthy eating, physical activity and body image.
-increased sessions for physical activity and the development of fundamental movement skills throughout the school week.
-improvements in nutritional quality of the food supply in schools.
-environments and cultural practices that support children eating healthier foods and being active throughout each day.
-support for teachers and other staff to implement health promotion strategies and activities (e.g. professional development, capacity building activities)
-parent support and home activities that encourage children to be more active, eat more nutritious foods and spend less time in screen based activities.

However, study and evaluation designs need to be strengthened, and reporting extended to capture process and implementation factors, outcomes in relation to measures of equity, longer term outcomes, potential harms and costs.Childhood obesity prevention research must now move towards identifying how effective intervention components can be embedded within health, education and care systems and achieve long term sustainable impacts.

Por lo tanto creo que va quedando más claro el tema de la actividad física, y que cuanto menos resulta osado decir que no sirve para mejora de la obesidad por si misma. Sigo repitiendome, no confundamos al lector, la perdida de peso no va relacionada con la perdida de grasa. Como puede ver, todos los estudios recomiendan su uso al igual que la promoción de vida activa (a la que debemos considerar actividad física) Por lo tanto, y creo que después de todo lo discutido, coincidirá en que es un pilar fundamental para la mejora de la obesidad.

Le dejo referencias más actuales que siguen mostrando los beneficios de la dieta mediterránea, a ver si estas le gustan más.

Health-related quality of life of Greek adolescents: the role of the Mediterranean diet.
Costarelli V, Koretsi E, Georgitsogianni E.

Cancer prevention in Europe: the Mediterranean diet as a protective choice.
Giacosa A, Barale R, Bavaresco L, Gatenby P, Gerbi V, Janssens J, Johnston B, Kas K, La Vecchia C, Mainguet P, Morazzoni P, Negri E, Pelucchi C, Pezzotti M, Rondanelli M.

Adherence to Mediterranean diet reduces the risk of metabolic syndrome: A 6-year prospective study.
Kesse-Guyot E, Ahluwalia N, Lassale C, Hercberg S, Fezeu L, Lairon D.

Estas son de 2012 y hay muchas más.

Para decir que algo engorda tenemos que hablar de cantidades, tipo de patología de la persona, y por supuesto no de alimento sino de nutriente.

Pero esto ya queda fuera de este tema, aunque si quiere podemos comentarlo, creo que puede ser enriquecedor para el lector, está bien debatir opiniones diversas.

Responder

Vamos a ver si me explico, que no lo hago muy bien: No he puesto en duda la eficacia de la difusa dieta mediterranea, ni los beneficios sobre la salud del ejercicio. No creo que pueda leer nada parecido en mis comentarios. Y la interpretación que da usted a las conclusiones del primer estudio es la suya propia, tomando las frases que parece que más le gustan, porque los autores realmente lo que dicen es que no saben con exactitud qué factores son los claves de éxito, como explican con esta frase, justo delante de la relación de “posibles estrategias” que recomiendan: “A broad range of programme components were used in these studies and whilst it is not possible to distinguish which of these components contributed most to the beneficial effects observed”

El problema es que si preguntamos a la gente que defina con alimentos y en la práctica “dieta mediterranea”, “healthy eating” o “nutritional quality of the food”, tendremos respuestas muy diferentes. Incluso entre los expertos, me temo. No hay políticas eficaces y claras que enseñen a la gente qué debe comer exactamente y cómo se puede comer bien sin sufrir y pasar hambre. Y el mensaje del ejercicio es muy confuso, porque se hace ver que simplemente haciendo ejercicio se puede adelgazar, y eso es incierto, ya que el factor fundamental es la dieta.

Lo siento, pero en mi opinión o concretamos más, o no sirve para nada. Y lo de las cantidades, permítame ponerlo en duda. En teoría suena muy bien, pero no hay estudios a largo plazo que demuestren que eso sea sostenible. Le voy a recomendar un par de libros (no míos, no se preocupe) que pueden resultarle interesantes: Good calories, bad calories y Why we get fat and what to do about it. Quizás sean un poco radicales pero ponen sobre la mesa un montón de cuestiones por resolver. Eso sí, son bastante más caros que el mío, pero realmente lo merecen.

Por cierto, si tanto le duele pagar 2,68 euros por mi libro, no se preocupe, dígame cuanto estaría dispuesto a pagar y seguro que llegamos a un acuerdo. Como comprenderá, a ese precio, no lo escribí para forrarme. Ahora, si la realidad es que no le interesa, puede decírmelo abiertamente, que no me ofenderé.

Responder

No hay que darle más vueltas, que parece que yo tengo algo personal en cotra suya y no es asi ni mucho menos. Yo me quedo conforme con su frase “No he puesto en duda la eficacia de la difusa dieta mediterranea, ni los beneficios sobre la salud del ejercicio”. Me pareció entender que usted decia que el ejercicio por si sólo no era beneficioso.

En cuanto a que es mi interpretación la conclusión al articulo, bueno… es cortada y copiada de la descarga en pdf del artículo. El que quiera comprobarlo sólo tiene que descargarlo.

Por supuesto que estoy de acuerdo con usted en que si pregunta a la gente por esas cuestiones es muy posible que no sepan responder. Totalmente de acuerdo con que no hay politicas eficaces, por eso manifiestaba que los gobiernos podrían hacer algo más. Sabemos que el deporte y la nutrición son dos pilares básicos, pues vamos a fomentarlos. Vamos a crear más sitios para que los niños puedan jugar, vamos a crear los habitos alimenticios adecuados a los niños desde que son pequeños a través de la escuela, vamos a involucar a toda la comunidad a participar de ellos, pongamos anuncios en la tv diciendo cuales son los beneficios de llevar una vida saludable.

Para nada me duele pagar 2 euros por su libro, yo sólo intento argumentar algunos conceptos que me parecen que enmascaran la realidad, no se cual es su especialidad, la mia es la nutrición, la actividad física y su relación con diferentes patologias. Hay algunos comentarios que usted dice que creo, necesitan matizarse bastente (el caso del pan, cuánto pan tengo que comer para que sea “malo”? a qué clase de pan se refiere? los paises que más hidratos de carbono similares a los del pan consumen resulta que no son los paises más obesos, es al contrario…)

Después de leer el libro podré opinar con más criterio, le pido disculpas si se ha sentido ofendido con mis comentarios, no era mi intención.

Responder

No se subió el post completo, queria dar unas breves recomendaciones a los lectores del blog.

No se engañen, ninguna “dieta” a largo plazo es efectiva (Dukan, eliminar hidratos de carbono, eliminar grasas, no comer cierto tipo de alimentos…). ¿Qúe recomiendo? una dieta rica en frutas, verduras y hortalizas, los hidratos de carbono complejos deben ser la fuente fundamental de energia, las grasas más cardiosaludables son la del aceite de oliva y la del pescado graso, que además aporta ácidos grasos esenciales. Las carnes grasas y bollería esporádicamente. No hay que prohibirse de comer ningún alimento pero no abusar de grasas y azúcares refinados. Estas recomendaciones hay que llevarlas a cabo siempre, tienen que formar parte de nuestra rutina diaria. A esto hay que añadirle el usar menos los medios de transporte para los trayectos cortos, pasar menos horas delante de la TV y salir a realizar el deporte que nos guste por lo menos 3 dias en semana.

Responder

No se preocupe, no me he ofendido, le pido yo también disculpas si me he podido “encender” un poco en el debate. Estoy seguro que coincidimos en lo fundamental.
Y lo que le he dicho del precio, no se lo tome a broma, si su profesión precisamente es esa, me interesa aún más que lo lea. Que no sea el precio una barrera, si lo es dígamelo y seguro que lo solucionamos. Yo lo que quiero es que llegue al mayor número de gente posible.
Un cordial saludo.

Responder

No se preocupe, no es una barrera en absoluto, le comento cuando lo lea.
Un saludo.

Héctor Tarrío
13 junio, 2012 10:26 am

Me ha gustado mucho el debate, son opiniones diferentes, aunque todos llegáis a la misma conclusión: ejercicio y alimentación son la clave para combatir y prevenir la obesidad, yo me quedo con eso.

Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR