Dolor crónico y fisioterapia

agosto 15, 2012
Cristina Camino

Según la encuesta Europea de salud en España 2009, Los trastornos de salud más frecuentes son la hipertensión arterial, los dolores lumbares y cervicales, las migrañas y dolores de cabeza frecuentes.

Reconozcamos, de primeras, que el “Dolor”  es nuestra primera sensación de alarma para reconocer que algo va mal, que no estamos bien y consigue que adoptemos nuevos patrones corporales asociados a los movimientos y posturas anormales que se adquieren durante la lesión, ya sea por protegerse del dolor o por evitarlo.

Según la IASP(International Association for the Study of Pain), El dolor es una experiencia desagradable sensitiva y emocional asociada a un daño real o potencial de los tejidos, siendo los desencadenantes nocioceptivos, cognitivos o emocionales.

Quizás no sepamos bien la importancia que juega el cerebro en la percepción tanto como del dolor como de nuestro estado de salud.

Hace ya un tiempo, se está investigando sobre el paradigma del dolor y de su cronificación y eso es algo que nos afecta de lleno ya que no deja de ser una experiencia íntima, codificada y fruto de una educación ligada a un vínculo social.

Actuamos frente al dolor según hemos aprendido, desde la educación de nuestros padres, hasta ahora.

¿Cómo es posible que un paciente al cabo de dos años, recuperado al ver una caída catastrófica similar a su accidente sea capaz de sentir y generarse el mismo dolor?

¿Cómo el dolor llega a cronificarse y quedarse con nosotros años, por mucho que las pruebas digan que estamos completamente bien?

La luz roja duele más que la luz azul. El estímulo es exactamente el mismo. Lo que es diferente es el significado del estímulo. Ahora, hay una pista que dice “Esto está muy caliente”. Porque rojo significa caliente. (Lorimer Moseley)

Dolor crónico es aquel que a pesar de presentar una estructura remodelada y perfectamente sana o funcional, sigue molestando, doliendo y que debido a la neuroplasticidad del cerebro puede ampliar su campo de activación a otras áreas, fomentando la aparición de nuevos episodios dolorosos sin una respuesta de riesgo sobre los tejidos y pudiendo desembocar en una sensibilización central del sistema nervioso.

Hablando en plata, dolor crónico es memoria, es aquel que se resiste a todo tratamiento, ese que unos días no aparece y al cabo de dos juntándolo con catástrofes emocionales, sin caídas , ahí está! aparece, con la misma intensidad que el primer día y vuelven esas sensaciones de alarma, malestar, incertidumbre, preocupación, incapacidad y sufrimiento.

Las sensaciones emocionales utilizan las mismas vías que el dolor físico, por eso se entiende que el dolor en este tipo de pacientes crónicos se parece más a la sed y al hambre, que a una respuesta, ya que nos lleva a emprender acciones desmesuradas ante cualquier estímulo. No existen los receptores del dolor, tal cual. No hay unos sensores con características específicas para el dolor y otros para la temperatura o la presión. Ya no se habla de síntoma, sino de una sensibilización central que engloban muchos estímulos

Se habla de un transcurso de más de seis meses para hablar de dolor crónico, pero contando que cada persona posee unas creencias, historia previa y marco social ante la respuesta de cualquier situación de amenaza, se pueden dar casos de cronificación en tres meses.

A día de hoy muchos expertos se vuelcan en saber cómo identificarlo, con escalas, pruebas y test iniciales que abarcan tanto lo emocional como lo perceptual.

Dolor es memoria, remite un significado, nuestro cerebro percibe una situación de amenaza y genera una respuesta de dolor que en estos casos es muy desmesurada con lo que a un patrón normal se refiere.

El dolor es un producto (una salida, una construcción) del cerebro, diseñado para protegerte (Lorimer Moseley)

A los fisioterapeutas  el dolor nos interesa y nos preocupa. En los países occidentales los gastos derivados del dolor superan conjuntamente los del cáncer, diabetes y enfermedades cardiovasculares.(Rafael Torres, Presidente SEFID)

Entre los tratamientos más destacados en el Dolor crónico está el de la terapia cognitivo- conductual, llevada a cabo por especialistas .En el ámbito fisioterápico su punto diana está en reeducar ese movimiento alterado y miedo al movimiento que se queda, muchas veces residual, acompañando al paciente a lo largo de mucho tiempo.

Desde nuestra perspectiva el fracaso en el tratamiento del dolor no tiene que ver con su terapéutica sino con la escasa o inadecuada comprensión de lo que es esencialmente el dolor. (Rafael Torres, Presidente SEFID)

Por eso se requiere una formación tanto a profesionales como a pacientes de amueblar conceptos entre lo que es y lo que realmente creen.

Investigadores de la Universidad de Stanford en Estados Unidos dicen haber descubierto que realizar ejercicios mentales mientras se observa el efecto del dolor en el cerebro —a través de un escáner— ayuda a reducir el impacto del mismo.
Beverley Collet, presidenta de la Sociedad Británica del Dolor, afirma que el estudio, presentado en PNAS, respalda a otros ya existentes que sugieren que un cambio de actitud en cuanto a cómo la gente piensa acerca del dolor también ayuda.
La investigación fue llevada a cabo con 36 voluntarios a los que se les aplicó calor en las palmas de las manos. El nivel de temperatura en cada caso fue decidido de acuerdo a lo que cada uno consideraba doloroso. Un grupo fue colocado en un escáner de resonancia magnética donde podían ver la respuesta del área de su cerebro responsable de procesar el dolor en tiempo real.
Luego se les enseñaron distintas estrategias para entrenar al cerebro para que responda al dolor en forma diferente, como por ejemplo pensar sobre él como una experiencia placentera. Con el tiempo, las ocho personas que siguieron este entrenamiento mostraron una creciente habilidad para modular su respuesta al dolor.
Sean Mackey, director de la investigación, explicó sin embargo que hace falta mucha más investigación antes de que pueda empezar a hablarse de un tratamiento. “Realmente no sabemos como hicieron estas personas para controlar el cerebro y mitigar el dolor”.

WEBS CONSULTADAS Y FUENTES DE INFORMACIÓN

David Butler, Lorimer Moseley. Explicando el dolor.

http://www.youtube.com/watch?v=gwd-wLdIHjs

edupain   congreso SEFID 2012.

plataformafibromialgia.org

dailymotion.com/video/

Imagen | foxnews.com

The following two tabs change content below.

Cristina Camino

Grado en Fisioterapia, Universidad de Valencia 2007/2011. Postgrado Fisioterapia conservadora e invasiva del Síndrome de dolor Miofascial. Prácticum en neurorehabilitación, UZ Gent, Belgium. Título oficial de Monitora de actividades acuáticas y de tiempo libre. Terapia manual Mulligan AB, Miembro de Sefid. Fisioterapia respiratoria, experiencia profesional en fisioterapia deportiva y clínica. Actualmente fisioterapeuta en hospital público; traumatología, neurología, reanimación.

No comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR