Enfermedades cardiovasculares: ¿Seguimos mirando hacia otro lado?

septiembre 25, 2012
Héctor Tarrío

En el artículo que vamos a tratar hoy vamos a dar una visión crítica de la sociedad, buscando por internet me he encontrado con un artículo que me ha descrito todo lo que yo pienso muy detalladamente, no solo con opinión sino con números que en ocasiones llaman más la atención.

Escuchamos diariamente el término “prevención” y yo muchas veces me he preguntado si el labor de los licenciados en ciencias de la actividad física se encuentra en este grupo selecto, ya que la sanidad no nos lo reconoce, y por muchos estudios que se muestren sobre los beneficios de la actividad física administrada parece que siempre estaremos a la sombra en materia de prevención.

Es mejor prevenir que curar  (En ocasiones no se cumple)

Hablemos de las enfermedades cardiovasculares y del papel que tiene la actividad física en la prevención o el tratamiento en pacientes que han sufrido alguna de estas enfermedades. [lee: Importancia del ejercicio físico en la prevención del infarto]

Para ponernos al día, las enfermedades cardiovasculares son la primera causa de muerte mundial por enfermedad no transmisible, causando el 48% de las muertes mundiales, ese dato no impresiona tanto como poner que causan 18.000.000 de muertes  (OMS, 2012).

Pensemos como los que “dirigen el mundo”, ¿Cuánto supone eso de gasto para la sanidad?, pues nada más y nada menos que 192 billones de € al año, a algunos les parecerá poco, pero ahí es cuando os digo que es solo en Europa. La cardiopatía coronaria provoca un gasto superior a los 49 billones de € al año, lo cual viene siendo una cuarta parte del total, en cambio los conocidos ictus (enfermedad cerebrovascular) supone para los países miembros de la UE unos costes de más de 38 billones €/año, lo cual es una quinta parte del total.

Muchos estaréis pensando, aquí hablamos de billones como si fueran granos de arena en una playa, pero para que quede constancia, en 2030 morirán cerca de 23,6 millones de personas por enfermedades cardiovasculares, manteniendo su liderato como la principal causa de muerte. Creo que debemos cambiar algo nuestro punto de vista para evitar esto.

Cuando algunos piensan en sanidad pública, a mi me viene a la cabeza tratamiento antes que prevención, volver a ver la cifra de billones de € de gasto anual, porque os voy a dar la cifra de billones de € que la UE destina a todo lo que engloba la prevención de estas enfermedades: 129 billones de €/año. En definitiva gastamos más en tratar que en prevenir, algo que claramente es un error, y hace pensar que algo se está realizando mal.

Ahora bien, ¿Cómo llegamos a padecer una enfermedad cardiovascular y como se puede evitar?. Para hablar de este tema debemos nombrar las causas más importantes de las cardiopatías y accidentes cerebro-vasculares, los cuales conocemos por observarlos diariamente, estos son los llamados “factores de riesgo modificables” no hace falta que explique que todos y cada uno de ellos están arraigados en la sociedad y en ocasiones no hacemos casi nada para combatirlos o por lo menos no lo suficiente; estos son:

Una dieta malsana: No podemos combatir contra lo que comemos…?¿ creo que sí, solo que nos puede más el dejar que la gente coma lo que quiera, comenzando sin una educación alimentaria adecuada (alguien tuvo clase de nutrición en el colegio?) pasando por dejar que se anuncien productos milagro en televisión, o los ya llamados “transgénicos” como si de alienígenas se tratase, hasta el punto de tener una pirámide nutricional en donde predominan los hidratos de carbono como base¿¿?. No somos animales para darnos piensos, ya que la composición de estos son fundamentalmente cereales. En definitiva, creo que se puede hacer bastante más por la nutrición, pensar lo siguiente: el libro de nutrición más leído y con más repercusión en España y en muchos países ha sido la Dieta Dukan…. [lee: Impuestos para evitar la obesidad]

Inactividad física: El sedentarismo es el pan de cada día no solo para los niños, los cuales cada año que pasa conseguimos un mejor puesto en el ranking de obesidad infantil, “eso si es un logro”. Seguimos fomentando las nuevas tecnologías y si pueden estar mejor 10 horas quieto en el sofá para no perderle la vista pues aún mejor. A eso hay que sumarle la época de crisis en la que estamos en donde podemos observar noticias como: “Reducimos las ayudas a las federaciones” lo cual supone una menor ayuda para los “Clubes deportivos” los cuales son los grandes insufladores de actividad física en edad escolar. En definitiva ya erramos desde la base, así que los adultos también carecerán de esta “educación para la salud”. [lee: Reflexión sobre el sedentarismo y la obesidad]

Consumo de tabaco: Otro tema peliagudo, los fumadores dirán “estos políticos no hacen más que fastidiarnos prohibiéndonos fumar en lugares cerrados”, no se si os dais cuenta pero el tabaco tiene tantos factores perjudiciales que sinceramente “no se como puede existir”, ah si, el estado prefiere ingresar y pagar tratamientos que no ingresar y ahorrar dinero…
Según la OMS el mayor problema de salud pública de nuestro tiempo y la primera causa evitable de mortailidad en los países desarrollado es el tabaco, además este es el principal factor de riesgo cardiovascular, al cual se le atribuye el 30% de las muertes por enfermedad cardiovascular.

Está más que demostrado que la mortalidad por enfermedades cardiovasculares aumenta un 18% en varones y un 31% en mujeres por cada 10 cigarrillos que fuman. Hacer cuentas!!

En Europa, las enfermedades cardiovasculares son la primera causa de fallecimiento, siendo responsable de casi la mitad de las muertes  (42%), lo que supone 4,35 millones de muertes al año según la OMS. De forma simplificada y más impactante podemos decir que 1 de cada 8 hombres y 1 de cada 17 mujeres morirán antes de cumplir los 65 años a causa de dolencias del corazón.

En España en 2006, estas causaron 120.760 muertes, lo que supone el 32,5% del total de muertes, con lo cual creo que debemos darle la importancia que merecen y no girar la cabeza cuando se habla de prevención y cambio de hábitos.

Las enfermedades cardiovasculares podemos dividirlas en tres, según el número de fallecimientos que provocan, las que causan un mayor número de muertes son las cardiopatías isquémicas y las enfermedades cerebrovasculares, las cuales suman el 57,9% de la mortalidad cardiovascular total. No vamos a entrar demasiado en dichas enfermedades solamente nombrar algún detalle:

La cardiopatía isquémica es la enfermedad ocasionada por la arteriosclerosis de las arterias coronarias, las cuales son las encargadas de proporcionar sangre al músculo cardíaco. Destacar que no se presentan síntomas hasta que es muy grave, con lo cual es una enfermedad silenciosa. En España se producen 70.000 episodios de infarto agudo de miocardio  y el 56,5% de los pacientes fallece durante los primeros 28 días.

A diferencia de la anterior los famosos Ictus, o enfermedad cerebro vascular, son ocasionados por una alteración de una o varias partes del encéfalo, los cuales pueden ser por una falta de aporte de sangre a una zona determinada o simplemente por la rotura de un vaso sanguíneo, habitualmente es más frecuente el primero.

Antes comenté los 3 factores de riesgo modificables, pero a continuación vamos a detallar todos los factores de riesgo de las enfermedades cardiovasculares:

  1. Tabaquismo que ya fue mencionado antes.
  2. Colesterol y triglicéridos altos en sangre: El cual existe peligro si la concentración aumenta, esto estará muy relacionado con el habito modificable de la dieta y la actividad física regular, ya que una persona que realice actividad física disminuye sus niveles porque los triglicéridos son utilizados como fuente de energía simplemente.
  3. Diabetes: El azúcar es considerado un veneno, y la glucosa que se acumula en la sangre en las personas diabéticas daña progresivamente los vasos sanguíneos como venas y arterias, acelerando el proceso de arteriosclerosis, lo cual hace aumentar el riesgo de padecer alguna enfermedad cardiovascular.
  4. Hipertensión Arterial: Este es el denominado “asesino silencioso” porque generalmente no causa síntomas durante años hasta que lesiona un órgano vital. La presión elevada en las arterias aumenta el riesgo de trastornos como un ictus, insuficiencia cardiaca o el temido infarto de miocardio. [lee: Hipertensión arterial y ejercicio físico II]
  5. Obesidad: Al igual que el colesterol elevado, esta está íntimamente relacionado con el factor de riesgo modificable alimentación y actividad física. El problema de la obesidad es que esta incrementa otros factores de riesgo cardíacos con lo cual podemos denominarlo como un “desencadenante” aumentando el riesgo de sufrir diabetes, resistencia a la insulina, hipertensión, síndrome metabólico, colesterol, triglicéridos, todos y cada uno de ellos suponen un riesgo cardíaco. [lee: La paradoja de la obesidad: evidencias y dieta]
  6. Sedentarismo: Ya hablamos antes de esta , se considera uno de los mayores factores de riesgo en el desarrollo de la enfermedad cardíaca. “Una persona sedentaria tiene más riesgo de sufrir arterioesclerosis, hipertensión y enfermedades respiratorias” Sans, 2007. Este factor de riesgo es totalmente modificable y para ello deben existir los profesionales de la actividad física, y por ellos recomendaría su inclusión en la sanidad pública, aunque sea de una manera tercera o externa. [lee: Levanta y mueve el culo]

Todos estos factores con unos correctos hábitos pueden ser modificados consiguiendo ahorrar billones de € en tratamientos, y mejorando sobre todo la calidad de vida de las personas.

El ejercicio físico es el método para poner más años en su vida y más vida en sus años

El potencial del ejercicio físico en la prevención ha sido estudiado en multitud de ocasiones y aún con resultados tan soprendentes como los que se han dicho en los mismos, la sociedad sigue errando en como afrontar la prevención y sigue apostando por el tratamiento.

A continuación os muestro los beneficios de la actividad física a nivel cardiovascular, extraido de Cortes, 2010.

  • Aumento del volumen sistólico por el aumento de la masa muscular del miocardio y la cavidad ventricular, consiguiendo que en situaciones de esfuerzo el corazón envía el mismo volumen de sangre de una forma más cómoda. Lo que denominamos eficiencia cardíaca.
  • Disminución de la frecuencia cardíaca, provocado por aumento del volumen sistólico.
  • Incremento de la cantidad de sangre movilizada por el corazón por minuto.
  • Aumento de las arteriolas, venas y capilares, lo cual hace que descienda la tensión arterial.
  • Aumento del número de glóbulos rojos, favoreciendo el aumento de los niveles de hemoglobina, logrando una mayor captación de oxígeno.
  • Reducción de los riesgos de acumulación de placas de ateroma , consiguiendo una movilización de los depósitos de grasas, reduciendo al mismo tiempo los niveles de colesterol.
  • Reducimos los trombos y aumentamos la potencialidad miocárdica.
  • Mejora de la recuperación post ejercicio, debido a la intensa actividad aeróbica.
  • Mejora en el retorno venoso, evitando trastornos por insuficiencia venosa y estancamiento que pueden dar lugar a trombos con el tiempo.

Todos estos beneficios tienen una gran importancia en materia de prevención de las enfermedades cardiovasculares y aún más en la rehabilitación cardíaca, la cual hay que mencionar que es muy reducida en nuestro país, lo cual da que pensar. Algunos autores han asegurado que el coste-efectividad y coste-beneficio de los programas de rehabilitación cardíaca hoy en día son los más favorables y rentables, pero aun así solo contamos con unos pocos centros en toda España que realizan estos tratamientos (12 centros en 2003)

Para terminar concluir diciendo que el papel de la actividad física debe estar presente en la sanidad española, tal y como se merece, y los profesionales de la actividad física deben hacerse hueco y exigir formar parte de algo para lo que se han formado. Médicos deportivos, Cardiólogos, Nutricionistas, Licenciados en ciencias de la actividad física y del deporte deben comenzar a unir funciones para combatir esta pandemia creada por la mano del hombre.

BIBLIOGRAFÍA:

Visto en: efdeportes

Imagen 1 | manitobaharvest Imagen 2 | chicmummy

The following two tabs change content below.

Héctor Tarrío

Director Buenaforma Sport Coaching Experts. Entre mis formaciones destacar la Licenciatura en Ciencias de la Actividad Física y del Deporte. Master en Gestión de Instalaciones deportivas (Máster en Gestión de la Universidad Politécnica de Valencia). Entrenador Personal NSCA-CPT (National Stregth and Conditioning Association). Entrenador Superior de Natación (RFEN). Apasionado del entrenamiento personal, del rendimiento deportivo en deportes de resistencia y la prevención de lesiones.

2 Comments. Leave new

Antonio Ramon Ferrera Rasero
27 septiembre, 2012 1:22 pm

Excelente blog, mis felicitaciones. Cada entrada tiene su interés y utilidad, muy buen trabajo y por ello paso a votarte en Bitácoras. Suerte y saludos.

Responder
Héctor Tarrío
27 septiembre, 2012 1:28 pm

Muchisimas gracias por el voto, pero aún más por este comentario, siempre se agradece ver que el trabajo que hacemos interesa a nuestros lectores. Un abrazo

Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR