Actividad física e inteligencia

octubre 26, 2012
Veronica Varela

Recientemente se ha cruzado en mi camino un artículo que me ha llamado mucho la atención. Este ha sido publicado en JPAH y se titula Actividad Física e Inteligencia: una exploración casual. Pues bien, la verdad es que este título me recordó todas esas clases que se le recomiendan  a los mayores para retrasar el envejecimiento cognitivo.  Y la verdad es que la ciencia lo demuestra, y aquellos que son más activos mantienen una habilidad cognitiva mayor. Pero la pregunta es, si está demostrado con gente mayor, ¿qué pasa con los jóvenes? pues la verdad es que no hay mucha información. De ahí que el estudio del que voy a hablar ahora sea tan relevante.

Es de suponer que siguiendo el razonamiento anterior, una mayor habilidad cognitiva o inteligencia sea asociada a aquellos que son mucho más activos. Ya que la estructura de su cerebro y como este funciona está muy influenciada por las experiencias sociales vividas en los primeros años de vida. Durante los que la habilidad cognitiva y su rendimiento han sido examinados en pruebas de inteligencia, como el IQ (cociente intelectual).  Además, en un estudio hecho en Suecia se reveló una asociación positiva entre la resistencia cardiorespiratoria y la mejora de las habilidades cognitivas. Es decir aquellos con mejor forma física obtuvieron mejores marcas en los test de inteligencia. En teoría, el ejercicio físico es un factor que afecta de forma importante a la plasticidad cerebral, lo que permite cambios estructurales del cerebro para adaptarse mejor. Es decir, vamos a ver favorecida nuestra concentración, memoria y/o agilidad mental.

Sin embargo, parece que no todo es de color de rosa, y la deseada asociación entre la práctica de actividad física y la inteligencia ha sido puesta a prueba. El tema es que la práctica de actividad física influye en la proliferación y la supervivencia de nuevas células cerebrales, pero cuándo esta práctica se torna a niveles estresantes, la producción de células puede verse reducida y dependiendo de los casos suprimida.

De todas formas, debemos tener en cuenta que no toda actividad física es estresante, por lo que debemos referirnos a los diferentes tipos:

  • Actividades vigorosas son las que requieren un esfuerzo físico fuerte y le hacen respirar mucho más fuerte que lo normal (levantar objetos pesados, excavar, ejercicios aeróbicos, o pedalear rápido en bicicleta…)
  • Actividades moderadas son aquellas que requieren un esfuerzo físico moderado y le hace respirar algo más fuerte que lo normal (cargar objetos livianos, pedalear en bicicleta a paso regular, jugar dobles de tenis…)
  • Caminar.( trabajar en casa, caminatas para ir de un sitio a otro, o cualquier otra caminata que hacemos únicamente por recreación, deporte, ejercicio, o placer).
  • Estar sentado. (efectos del sedentarismo, articulo)

Por lo tanto en el estudio del que os hablé al principio se ha establecido lo siguiente:

  1. Caminar no está asociado con el IQ en gente joven. Lo que puede deberse a que por no ser una práctica habitual entre los jóvenes, no se realiza frecuentemente y normalmente no es muy intenso, por lo que no se han establecido efectos beneficiosos claros entre las dos variables.
  2. Segundo, se encontraron efectos mezclados en relación con la actividad física vigorosa y el IQ. Y es que esta se estableció una relación entre las dos variables cuando esta  se realizó por más de 2 semanas. Aunque la asociación no fue muy fuerte.

Por otro lado, se estableció una asociación curvilínea bastante fuerte. Lo que viene a decir que aquellos con los niveles más altos de actividad vigorosa se asociaron a niveles más bajos de IQ y nivel educativo. Lo que puede deberse, a que este nivel de práctica requiere demasiada energía y requiere mucho esfuerzo, por lo que aquellos que lo practican solo se centran en esto.

De todas maneras, lo que se viene a decir aquí es que niveles más altos de IQ se asociaron con incrementos en la práctica de actividad física, pero sin llegar a niveles extremos de intensidad.

Sin embargo no podemos tomarnos esto al pie de la letra, a pesar de que lo hallado en este artículo concuerda con otros. En general, debemos tener en cuenta de que esta asociación no es tan simple, por lo que hay que tener en cuenta otros factores, como la edad, el género, el nivel educativo, el bien estar psicológico…Además este campo de estudio es muy joven, por lo que se necesita más información. Por lo que no pongáis la excusa a la hora de practicar ejercicio físico, ya que conocemos de sobra el amplio abanico de efectos saludables para nuestro organismo.

BIBLIOGRAFÍA:

Cuestionario internacional AF 

Notas de prensa: Estar en forma eleva la inteligencia ElMundo

Frances O’Callaghan, Michael O’Callaghan, Gail Williams, William Bor, and Jake Najman. Physical Activity and Intelligence: A Causal Exploration. Physical Activity and Health, 2012, 9, 218-224

Imagen 1 | vitonica Imagen 2 | scootdoodle

The following two tabs change content below.

Veronica Varela

Investigadora Predoctoral “Healthy habits and drugs Consumption in University Students”, Licenciada en Actividad Física y Ciencias del Deporte, Diplomada en Magisterio: especialidad en Educación Física en la Universidad de Vigo. Ha realizado intercambios internacionales para el doctorado en Loughborough University, Inglaterra, y en la Universidade Federal de Santa Catarina, Brasil.

No comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR