Dolor en el hombro, síndrome subacromial: top 10 ejercicios

diciembre 10, 2012
Cristina Camino

El hombro es una compleja máquina formada por 2 huesos (húmero, escápula), 2 articulaciones (glenohumeral, acromioclavicular) y 2 articulaciones funcionales (escapulotorácica, acromiohumeral) que se unen por interconexión de varios capas de músculos y ligamentos, a la que no se le puede ver de forma aislada, su diseño le otorga una gran gama de moviento, pero peca en estabilidad.

El síndrome subacromial es la dolencia más frecuente del complejo articular del hombro. Se basa en la irritación de los tendones que forman el manguito de los rotadores cuando pasan por el arco coracoacromial. El arco consta de: Articulación acromioclavicular, Acromion, Ligamento coracoacromial y Apófisis coracoides. La causa más frecuente (65%) de dolor de hombro es la inflamación de los tendones que forman el manguito de los rotadores ( supraespinoso, infraespinoso, subescapular, redondo menor y el de la porción larga del bíceps), la cual se produce como consecuencia de un síndrome subacromial,  Las roturas del manguito rotador son muy comunes tanto en atletas, gente joven y población mayor. Son más comunes en la población de edad, pero el impingement y la enfermedad del manguito rotador con frecuencia se observan en el  atleta y trabajadores manuales por sobrecarga repetitiva ,traumatismos y formación de calcificaciones. (El aumento de sobrecargas por movimientos repetitivos puede causar cambios de desgaste en la parte distal del tendón del manguito rotador, que está en riesgo debido a un suministro deficiente de sangre.) Por lo tanto el Síndrome de pinzamiento es cuando los tendones del manguito rotador y la bursa subacromial se colapsan en el estrecho espacio debajo del acromion. Esto causa que los tendones y la bursa se inflamen y edematicen. Este pinzamiento empeora cuando el brazo es elevado, alejando del lado del cuerpo. El pinzamiento puede desarrollarse con el tiempo como resultado de lesión menor o como resultado de movimientos repetitivos para llevar a la inflamación de la bursa.

Se sabe que es un conjunto de causas multifactoriales:

En 1972, Neer describió el síndrome impignement, antes conocido como síndrome subacromial:

  • Estadio I:  inflamación de la bursa y los tendones.
  • Estadio II:  engrosamiento progresivo y cicatrización de la bursa.
  • Estadio III:  evidencia de degeneración y ruptura del manguito rotador.

Una de las últimas teorías proviene de los estudios de Karduna,Willimas quienes estudian a varios nadadores afectos de este síndrome que opinan que la fatiga del serrato implicaría una rotación insuficiente de la escápula,, y por tanto una defectuosa acción del supra-espinoso, que a la vez provocaría que el deltoides tuviera que efectuar la abducción por medio de un ascensión de la cabeza humeral reproduciendo el mecanismo del impingement.

SÍNTOMAS 

Un dolor  insidioso y progresivo. No se presenta de repente, empieza con un dolor leve que con el tiempo desemboca en impotencia funcional y dolor agudo. Sobretodo nocturno y con el movimiento excesivo. Limitación funcional importante al levantar o separar el brazo del cuerpo.

Para un buen diágnostico a parte de valorar Movimiento, palpación de toda la musculatura y diferentes pruebas especializadas (Signo de Neer, Hawkins, Yocum, Abducción resistida, Jobe y signo de brazo caído, Patte, Gerber..) se pueden corroborar con una Resonancia Magnética o un Artrograma.

En el tratamiento se enfocará a disminuir o aliviar el dolor , Recuperar la movilidad articular si está limitada y Restaurar la funcionalidad del hombro afecto. Se recomienda  evitar las actividades desencadenantes del cuadro (brazos por encima de la horizontal, coger pesos etc…), pero no debemos inmovilizar a no ser que sea por un periodo muy corto, ya que podemos favorecer la aparición de un hombro congelado. Solo se recomienda reposo relativo en las fases de dolor intenso,  efectuando movimientos activos indoloros para conservar la movilidad.

Son muchos los estudios de diversos estudios que intentan llegar al tratamiento más efectivo, casi todos afirman “La fisioterapia debe ser pensado como un sistema de gestión de primera línea para los pacientes con síndrome de pinzamiento subacromial ya que todos los pacientes en este estudio mejoró con la fisioterapia”. Las movilizaciones pasivas ayudan mucho a la reducción del dolor, así como un buen recentraje articular y un programa domiciliario de fortalecimiento de la musculatura. El ultrasonido no aporta ningún beneficio, y los ensayos de acupuntura presentan evidencia equívoca debido a la baja y mediocre calidad metodológica .   El tratamiento quirúrgico del síndrome del manguito rotador con pinzamiento subacromial no fueron mejores los resultados comparados con un tratamiento conservador fisioterapéutico de seguimiento y fortalecimiento,  teniendo en cuenta el nivel de discapacidad, en niveles severos es indiscutible un abordaje quirúrgico.

EJERCICIOS A REALIZAR

  •  EJERCICIO DOMICILIARIO

EJERCICIO 1: Flexione el cuerpo desde la cintura hasta que el tronco se encuentre paralelo al suelo. Deje que el brazo doloroso cuelgue como un péndulo enfrente de usted y balancéelo lenta y suavemente en pequeños círculos (Figura 2). A medida que el músculo se caliente, haga los círculos cada vez más grandes. Practíquelo durante un minuto.

  • EJERCICIOS DE ESTIRAMIENTOS
EJERCICIO 1: Coloque la mano del brazo doloroso sobre el hombro opuesto. Con la otra mano tome el codo desde abajo y empújelo hacia arriba con suavidad hasta donde sea posible sin que esto le produzca dolor (Figura 3). Mantenga esa posición durante unos segundos y luego lleve el brazo con suavidad hasta la posición inicial. Repítalo 10-15 veces.
EJERCICIO 2: Colóquese de pie con el hombro doloroso a unos 60-90 cm. de la pared. Extienda el brazo, coloque la yema de los dedos sobre la pared y súbalos suavemente hasta donde sea posible (Figura 4). A continuación, acérquese a la pared y vea si puede subir los dedos un poco más. El objetivo es alcanzar el punto en donde el brazo se encuentre extendido hacia arriba contra la pared. Cuando usted haya llegado lo más alto posible, mantenga esa posición durante unos cuantos segundos y luego baje los dedos por la pared. Repítalo 5-10 veces.
EJERCICIO 3: Manténgase erguido y coloque el dorso de la mano del lado afectado sobre su espalda. Con la otra mano, lance el extremo de una toalla de baño sobre el hombro sano y tómelo con la mano que se encuentra atrás de la espalda. Jale con suavidad la toalla con la mano sana, elevando el brazo doloroso (Figura 5). No jale la toalla con violencia, hágalo hasta donde sea posible sin que la maniobra le produzca dolor. Mantenga esa posición durante unos cuantos segundos y vuelva lentamente a la posición inicial. Repítalo 10-15 veces.
EJERCICIO 4: Coloque la mano del brazo doloroso atrás de su cintura. Con la palma dirigida hacia la espalda, trate de levantar la mano sobre su espalda hasta donde sea posible, como si los dedos caminaran hacia arriba por la columna vertebral (Figura 6). Mantenga esa posición durante unos segundos y luego permita que la mano se deslice hacia la cintura. Repítalo 5-10 veces.

EJERCICIO 5: Sitúese con la espalda apoyada en la pared. Con las palmas frente a frente, entrelace los dedos y coloque las manos en la nuca. Trate de mover los codos hacia atrás hasta que toquen la pared (Figura 7). Manténgalos ahí durante unos segundos y luego muévalos hacia delante. Repítalo 10-15 veces.

  • EJERCICIOS DE FORTALECIMIENTO
NOTA: Necesitará unas pesas de 0.5 – 2.5 Kg. para ejecutar estos ejercicios; las latas de alimentos son útiles, pero es más fácil sostener las pesas de gimnasia.
EJERCICIO 1: Acuéstese sobre su espalda con el codo junto al costado y flexionado a 90 grados, de manera que el antebrazo se dirija hacia fuera. Levante lentamente la mano que sostiene la pesa, hasta que ésta apunte hacia el techo; luego regrese a la posición inicial (Figura 8) Repítalo 10 veces. A medida que el hombro se fortalezca, repítalo hasta 20 veces.
EJERCICIO 2: Acuéstese sobre su costado y mantenga el codo cerca del cuerpo y flexionado a 90 grados, como en el ejercicio 1. Levante lentamente la mano que sostiene la pesa, hasta que ésta apunte hacia el techo; luego bájela (Figura 9). Repítalo 10 veces, hasta llegar a 20 veces a medida que el hombro se fortalezca.

EJERCICIO 3: En posición de pie o sentado, sostenga las pesas en ambas manos y gire las manos hasta que los pulgares apunten hacia el piso. Extienda los brazos unos 30 grados hacia delante, levántelos suavemente hasta que se encuentren un poco abajo del nivel del hombro y luego bájelos (Figura 10). (No los eleve por arriba del nivel del hombro porque esto puede perjudicar a los músculos y a los tendones por esfuerzo excesivo). Repítalo 10 veces y aumente el número de repeticiones en forma gradual hasta llegar a 20.

BIBLIOGRAFIA

Show »

European Journal of Physical and Rehabilitation Medicine 2011 Sep;47(3):375-380

http://dspace.unia.es/

Ejercicios extraídos de: guia-para-el-pacientes-tendinitis-del-supraespinoso

Michener LA, Walsworth MK, Burnet EN.  Effectiveness of rehabilitation for patients with Subacromial impingement syndrome: a systematic review Journal of Hand Therapy 2004 Apr-Jun;17(2):152-164
Dickens VA, Williams JL, Bhamra MS.  Role of physiotherapy in the treatment of subacromial impingement syndrome: a prospective study Physiotherapy 2005 Sep;91(3):159-164

Haahr JP, Andersen JH. Exercises may be as efficient as subacromial decompression in patients with subacromial stage II impingement: 4- to 8-years’ follow-up in a prospective, randomized study

Conroy DEHayes KWThe effect of joint mobilization as a component of comprehensive treatment for primary shoulder impingement syndrome. 

Karduna A, Williams G,IllimasJ y Ioanotti J (1996). Kinematics of the glenohumeral joint : influences of muscle forces,ligaments constrains and articular geometry. J.Orthop Re. 14: 986

Imagen 1 | muscleandfitness 

The following two tabs change content below.

Cristina Camino

Grado en Fisioterapia, Universidad de Valencia 2007/2011. Postgrado Fisioterapia conservadora e invasiva del Síndrome de dolor Miofascial. Prácticum en neurorehabilitación, UZ Gent, Belgium. Título oficial de Monitora de actividades acuáticas y de tiempo libre. Terapia manual Mulligan AB, Miembro de Sefid. Fisioterapia respiratoria, experiencia profesional en fisioterapia deportiva y clínica. Actualmente fisioterapeuta en hospital público; traumatología, neurología, reanimación.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies