¿Cómo distinguir a un buen entrenador personal?

enero 08, 2013
Héctor Tarrío

El entrenamiento personal se ha puesto en auge no solo para la gente con un buen nivel económico, sino que cada vez más personas pueden acceder a este servicio “elitista”. Contar con un entrenador que te atienda individualmente y analice todas tus necesidades claramente se ha de valorar, pero  cuando un sector está en crecimiento se observa cómo aparecen “entrenadores personales” debajo de las piedras, y cualquiera cree que puede desempeñar esa función. Poniéndonos del lado del cliente vamos a intentar resumir cuales son las características que debemos exigir en nuestro entrenador personal para tener la seguridad de que contamos con un excelente profesional y no con uno de estos “imitadores”.

Entre las características principales que cualquier persona miraría antes de contratar un servicio de personal trainer, estarían las habituales como la formación y reciclajes contínuos, así mismo los conocimientos que tiene sobre entrenamiento y en el objetivo que queremos conseguir (especialistas en pérdida de peso, atletismo, natación, esquí…etc.) pero además tenemos que tener en cuenta otras características como el manejo de recursos materiales, o incluso las dotes comunicativas.

Según Andréu y Asendio (2004) un buen entrenador personal debe contar con las siguientes características:

  • Credibilidad.
  • Promover el asesoramiento evitando el mero hecho de acompañar al cliente a su gimnasio.
  • Formación avanzada en entrenamiento personal, así como reciclajes continuos.
  • Conocimiento y aplicación de un gran abanico de métodos y técnicas de entrenamiento.
  • Capacidad de reconocer y conseguir los objetivos de sus clientes.
  • Motivador.
  • Capacidad para conseguir la adherencia al deporte de sus clientes.

El mercado laboral en el entrenamiento personal está continuamente cambiando, en un comienzo el entrenador personal solos e limitaba a la práctica deportiva, pero en la actualidad un profesional del entrenamiento personal que no cuente con conocimientos sobre alimentación o hábitos de vida saludable estará en el borde del abismo (o abajo). Es necesario que cuenten con un perfil mucho más amplio y cada vez se le exige más y más conocimientos técnicos en temas que en un principio no les correspondería, pero el papel del “health coaching” está íntimamente ligado con los entrenadores personales.

Según Jiménez (2005) El entrenador personal debe estar completamente orientado hacia la atención al cliente, consiguiendo prestar un servicio con la máxima eficiencia (procesos), máxima eficacia (resultados y con los mínimos riesgos posibles.

Como ya he comentado además de las técnicas de ejecución (entrenamiento), los clientes exigen un conocimiento de salud y estilo de vida saludable, consiguiendo que el entrenamiento solamente sea un pilar básico, pero temas como los hábitos y consejos saludables estarán en cada sesión de entrenamiento, consiguiendo afianzar una estrecha relación entre entrenador y cliente. En definitiva si cuentas con un entrenador personal debes analizar si la afirmación siguiente la cumple:

Un entrenador personal debe ser un buen observador, comunicador y educador

El tener conocimiento de otros sectores ligados a la salud, como puede ser nutrición o lesiones, no implica que pueda desempeñar las funciones de un nutricionista o un fisioterapeuta, por ello cabe mencionar que aunque nos asesore sobre estos temas, los entrenadores personales deben saber donde está su límite y si el tuyo se saca de la manga un diagnóstico, o prescribe dietas o suplementos alimentarios, o incluso trata una lesión o enfermedad empieza a plantearte lo profesional que puede ser el mismo. Después de decir esto muchos me saltarán a la cabeza pero es la realidad, no debemos sobrepasar la línea del asesoramiento y empezar a prescribir. Es mejor recomendar un buen profesional antes que suplantar funciones.

En esto muchos clientes pueden tener “parte de culpa” ya que cada vez se exige más conocimientos y “si mi entrenador me puede hacer la dieta y la rehabilitación de mi lesión pues creo que es mejor que el que te asesora y recomienda un nutricionista y un rehabilitador o fisioterapeuta”.

Me parece interesante nombrar los principales motivos para dejar de contratar a un entrenador personal (Cos y Sistare, 2004) son:

  • Abusar de la confianza.
  • Vender productos.
  • Puntualidad.
  • Cambios importunos de horario.
  • Demasiada atención para uno mismo.
  • Falta de atención en la ejecución de los ejercicios.
  • Precio
  • Falta de seguimiento.
  • Publicidad engañosa.
  • Incongruencias y respuestas incorrectas.
El problema es que si os dais cuenta la formación y conocimientos son de las últimas razones en la tabla para dejar de contratar a tu entrenador personal según la opinión del cliente, por ello muchos centros de fitness en vez de contratar a un profesional bien cualificado y con altos conocimientos, prefieren contratar a un “relaciones públicas” o una persona con grandes dotes comunicativas, ya que los grandes “vendedores” siempre estarán bien reconocidos en esta profesión por mucho que nos pese.

Los entrenadores personales deben tener grandes dotes comunicativas y emocionales, no es suficiente saber la teoría del entrenamiento porque lo importante es el cliente y no la ejecución deportiva en si misma.

Como véis debemos estar muy atentos a que servicios queremos adherirnos ya que no todo entrenador personal cuenta con las aptitudes que necesitan para desempeñar esta función, pero fijo que cuentan con grandes dotes comunicativas que te pueden enredar. Para saber si cuentas con un buen entrenador personal o si el entrenador personal que vas a contratar es el adecuado debemos analizar si cuenta con los siguiente 12 puntos (Gonzalo, Hernando, 2006):
  • Posee grandes conocimientos de las ciencias deportivas.
  • Confidencialidad con el cliente.
  • No intenta vender productos.
  • Es un ejemplo a seguir pero sin creerse superior.
  • Titulación en primeros auxilios.
  • Planifica sus sesiones aunque tiene capacidad de improvisar si lo ve necesario.
  • Realiza valoraciones periódicas de sus clientes.
  • Deriva a profesionales de otros sectores (nutricionistas, endocrinos fisioterapéutas, traumatólogos…etc.)
  • Marca objetivos realistas y es capaz a cumplirlos.
  • Orienta al cliente en sus objetivos personales.
  • Experiencia en los objetivos que el cliente busca (pérdida de peso, rendimiento en deporte concreto, retos, etc.)
  • Cumple con todos los puntos que valora cualquier cliente: puntualidad, higiene, escucha activa, ilusión por su trabajo…etc.

Además de estos 12 puntos deberíamos añadir titulación formal en entrenamiento personal o similar, además de estudios deportivos básicos ya que en mi opinión es una forma de distinguir a un especialista deportivo, y sobre todo que cuente con un seguro de responsabilidad civil que cubra posibles accidentes.

BIBLIOGRAFÍA:

Imagen 1 | clubs.lifetimefitness.com Imagen 2 | expertsmag.site40.net

Hernando Castañeda, G. “Nuevas tendencias del entrenamiento personal”

The following two tabs change content below.

Héctor Tarrío

Director Buenaforma Sport Coaching Experts. Entre mis formaciones destacar la Licenciatura en Ciencias de la Actividad Física y del Deporte. Master en Gestión de Instalaciones deportivas (Máster en Gestión de la Universidad Politécnica de Valencia). Entrenador Personal NSCA-CPT (National Stregth and Conditioning Association). Entrenador Superior de Natación (RFEN). Apasionado del entrenamiento personal, del rendimiento deportivo en deportes de resistencia y la prevención de lesiones.

8 Comments. Leave new

Muy buen artículo, como todos los que suelo leer en esta web.
He tenido tres
entrenadores personales y a los tres los dejé por varias de las razones que
listas en tu artículo y alguna más:
– Falta de honestidad.
– Modificar los objetivos del cliente por carencia de conocimientos para su consecución.
– No aceptación del feedback y a las sugerencias del cliente.

Mi sugerencia, aunque no se puede generalizar, es tener
cuidado con los que trabajan en los gimnasios. No lo digo porque carezcan de
conocimientos, pero son los vendedores de las empresas donde trabajan y como a todo vendedor les exigen unos beneficios de los cuales se llevan un tanto por ciento. El tema de los ‘relaciones públicas’ se hace descarado ahí.
Suelen tener mucha gente a la que entrenar y tanto el servicio personalizado como la atención que te prestan se resienten bastante.

Si habéis empezado con alguno y veis que flojea en algún punto, no dudéis en exigirles. Según respondan veréis si realmente están interesados en darte un buen servicio o no.

Responder
Héctor Tarrío
8 enero, 2013 3:38 pm

Gracias por aportar tu experiencia.
En cuanto a los PT de los gimnasios (como bien dices no se puede generalizar), hay gimnasios que tienen PT externos los cuales si son “buenos” tendrán clientes y sino pues no irá arriba. En cambio otros gimnasios tienen sus propios empleados como PT y eso ya es más peligroso, xq le exigen conseguir clientes y tener cuantos más mejor, lo cual supone en muchas ocasiones un descenso de la personalización de la planificación, no por tener pocos conocimientos sino por tener que cumplir objetivos que no sean los del propio cliente.

Responder

Exacto. A esos me refería.

Responder

Estoy cansado de que existan entrenadores que no se tomen en serio su trabajo y no se preocupen por hacer lo mejor para el cliente.
Artículo muy acertado pero creo que indaga poco en el tema de que hay muchos entrenadores sin la cualificación necesaria o con unos conocimientos mínimos para llevar a cabo este trabajo. ¿Estás de acuerdo?
En este post se habla sobre ese tema. #RegulaciónYa

http://ow.ly/sBxK8

Responder
Héctor Tarrío
15 enero, 2014 11:36 pm

Totalmente, pero como bien sabes el sector está como está…y cualquiera se puede creer entrenador personal sin tener ni idea cuantos músculos conforman el cuadriceps (exagerando) xD
Espero que pronto se regule nuestra profesión que seguro que más de algún cliente percibirá como su SUPER entrenador personal se ha quedado en “proyecto de..:”

Responder

Hola a todos. Acabo de empezar con un entrenador personal, mi objetivo es perder un poco de grasa y tonificar. El caso es que me va muy bien la dieta que me ha puesto, llevo 10 días y me noto con menos gases, menos hinchada, y que he bajado peso, pero me asaltan dudas sobre los alimentos, la poca variedad. De momento no puedo tomar azúcar, ni guisos, ni pasta, y todos los días de la semana son los mismos desayunos/almuerzos/comidas/meriendas y cenas, exceptuando un día a la semana que tengo solomillo de ternera. ¿Cómo puedo saber si la dieta que estoy haciendo no me creará problemas de salud? ¿Algún simpático voluntario al que pueda decirle mi dieta completa de la semana y él me diga si la ve bien o no? Podéis contactar conmigo en: andie.arques@gmail.com Muchísimas gracias.

Responder

crees que el sobrepeso que tienes es más sano?
cuántas veces los entrenadores tenemos que oír a los clientes con mucho sobrepeso, niveles de insulina y colesterol altos preguntando si las dietas son sanas??? obviamente te ha quietado el azúcar, qué crees que te ha hecho subir de peso? haz caso a tu entrenador y deja de cuestionar sus indicaciones

Responder
Heriberto Tapia
13 abril, 2016 12:46 pm

Excelente respuesta mi bro

Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR