Síndrome de estrés medial de la tibia

enero 08, 2014
Ivan Feijoo Lopez

El síndrome de sobrecarga tibial medial se trata de una lesión por uso excesivo crónica, esta es la más habitual entre deportistas que realizan actividades con predominancia de carrera y/o saltos. Es muy común en corredores principiantes que no siguen una progresión adecuada o, más raramente, en corredores más experimentados que aumentan excesivamente la carga de entrenamiento. Esta lesión se caracteriza por un dolor agudo en la parte medial e interna de la tibia. Cuando aparece esta, el dolor se manifiesta cuando presionamos sobre esta zona de la tibia, y en un principio el dolor surgirá al finalizar un entrenamiento o competición. A medida que la lesión avanza, el dolor (en forma de ardor) puede manifestarse durante la actividad, o simplemente mientras caminamos.

estres tibial-w580

Este síndrome puede manifestarse de forma difusa, repartiéndose ampliamente a lo largo de la longitud de la tibia, o bien de forma más localizada en una zona concreta, alrededor de cinco centímetros. El Síndrome de Estrés Medial de la Tibia representa el 5-6 % del total de lesiones.

CAUSAS MÁS COMUNES DE LA LESIÓN 

Desde hace un tiempo, se asoció este tipo de problema a una lesión de tejidos blandos, incluyendo la pantorrilla y la musculatura que se inserta en la tibia. Se postuló que la rigidez o debilidad de estos músculos tiran del punto de inserción, irritando el periostio (membrana que recubre el hueso de la tibia).

Sin embargo, estudios anatómicos precisos, han demostrado que estas inserciones a las que se les atribuye este tipo de lesión no se corresponden con la ubicación de esta. Estos estudios determinaron que este tipo de lesiones estaban basadas en una causa de origen óseo.

En varios corredores con esta lesión, se realizaron tomografías computarizadas de sus respectivas tibias. En estas tomografías, se observaron diferencias en cuanto a densidad ósea se refiere, en las zonas donde se localizaba el dolor. Tiempo después, una vez que estos corredores estaban recuperados de esta lesión, estas zonas de baja densidad ósea habían desaparecido.

Con estos nuevos datos, los científicos atribuyen la causa fundamental de esta lesión a un estrés repetitivo sobre el hueso durante la actividad, debido a una ligera flexión de este cuando el peso recae sobre él. En el impacto con el suelo, la tibia experimenta una pequeña flexión recayendo sobre la parte medial del hueso las fuerzas de compresión.

En base a esto, podemos explicar la incidencia superior en corredores principiantes. En corredores experimentados y sanos, el estrés que se produce sobre el hueso tras una carrera no supone ningún problema. Esto es debido al proceso de remodelación que ha sufrido la tibia, haciéndose más fuerte y gruesa. Por eso los corredores menos experimentados aún no están adaptados a este tipo de actividad, proceso que dura de varias semanas a unos pocos meses, en el cual puede acentuarse el riesgo de lesión debido a que para construir nuevas estructuras es necesario destruir otras.

correr estres tibial-w580

REHABILITACIÓN Y PREVENCIÓN 

Una vez conocida la causa fundamental de este tipo del síndrome de estrés medial de la tibia, el tratamiento a aplicar va a recaer en torno a la reducción de la cantidad relativa de estrés sobre la tibia.  Reducir el impacto y la carga sobre la tibia, fortalecer los músculos de soporte, así como la propia estructura ósea.

Por lo tanto, en relación con la reducción del impacto, un aumento en la frecuencia de zancada disminuyendo la amplitud de esta, repercutirá notablemente en una reducción del impacto. El uso de zapatillas con mayor amortiguación con el fin de reducir el impacto no supone ninguna ventaja, ya que la pierna va a ajustar su rigidez para compensar esto, por lo que no supondrá un menor estrés sobre esta. De hecho, existe cierta evidencia que afirma que el uso de zapatillas con escasa amortiguación provoca una menor rigidez de las piernas. Por último, un factor a tener en cuenta es el fortalecimiento de los músculos de la pantorrilla y los que se insertan en la tibia.

A continuación, se plantean una serie de ejercicios para fortalecer esta musculatura, tanto en la fase de recuperación como de prevención. Pueden realizarse una o dos veces al día y deben ser realizados descalzos y sobre una superficie acolchada (hierba, por ejemplo) si es posible.

EJERCICIOS:

[stextbox id=”alert” bgcolor=”5ddbf3″]

1. Caminar sobre los talones: 15 rep. x pie.

2. Caminar sobre la punta de los pies: 15 rep. x pie.

3. Caminar apoyando la parte interna del pie: 15 rep. x pie.

4. Caminar apoyando la parte externa del pie: 15 rep. x pie.

5. Caminar con los pies hacia fuera: 10 rep. x pie.

6. Caminar con los pies hacia dentro: 10 rep. x pie.

7. Elevación de talones de pie: 25 rep. x pie.

8. Elevación de talones sentado: 25 rep. x pie.

9. Flexión del tibial anterior: 10 rep. x pie.

[/stextbox]

flexion tibial-w580

Además de este programa de fortalecimiento, es importante complementarlos con estiramientos específicos para los músculos de la pantorrilla y la tibia. También es importante realizar un buen calentamiento de esta musculatura antes de la práctica deportiva, así como la aplicación de hielo varias veces al día tras la práctica deportiva.

Para finalizar, decir que cuando aparece este problema, debemos modificar nuestro programa de entrenamiento con el objetivo de darle tiempo a nuestro cuerpo para fortalecer la estructura ósea de la zona. En los casos más leves, es suficiente con realizar lo anteriormente citado, pero en los casos más graves es necesario cesar la actividad durante al menos dos semanas. Una buena progresión en cuanto a la carga de entrenamiento, sería aumentar el kilometraje un 10% x semana durante 3 semanas y bajar la carga en la cuarta semana para permitir la recuperación (por ejemplo, 20 km – 25 -30 – 25 – 30).

BIBLIOGRAFÍA:

Show »

– Bahr, Maehlum. (2004). “Lesiones deportivas: Diagnóstico, Tratamiento y rehabilitación”. Ed. Panamericana.

– R. Michael Galbraith and Mark E. Lavallee. (2009). “Medial tibial stress syndrome: conservative treatment options”. Current Reviews in Musculoskeletal Medicine.

– Beck, B. R.; Osternig, L. R., Medial tibial stress syndrome. The location of muscles in the leg in relation to symptoms. Journal of Bone and Joint Surgery 1994, 76 (1057-1061).

– Magnusson, H. I.; Ahlborg, H. G.; Karlsson, C.; Nyquist, F.; Karlsson, M. K., Low regional tibial bone density in athletes with medial tibial stress syndrome normalizes after recovery from symptoms. The American Journal of Sports Medicine 2003, 31 (4), 596-600.

–  Butler, R. J.; Crowell, H. P.; Davis, I. M., Lower extremity stiffness: implications for performance and injury. Clinical Biomechanics 2003, 18 (6), 511-517.

– Bennell, K. L.; Malcolm, S. S.; Thomas, S. A.; Reid, S. J.; Brukner, P.; Ebeling, P. R.; Wark, J. D., Risk factors for stress fracture in track and field athletes: a twelve-month prospective study. American Journal of Sports Medicine24 1996, 6 (810-818).

– Madeley, L. T.; Munteanu, S. E.; Bonanno, D. R., Endurance of the ankle joint plantar flexor muscles in athletes with medial tibial stress syndrome: A case-control study. Journal of Science and Medicine in Sport 2007, 10 (6), 356-362.

– John Davis. (2012). “Running surface and injuries: The role of leg stiffness in running injuries”. http://runnersconnect.net/

– John Davis. (2012). “The Ultimate Guide to Shin Splints for Runners”. http://runnersconnect.net/

– Susan Paul. (2010). “How Can I Prevent Shin Splints From Returning?”. http://www.runnersworld.com/

Imagen 1 | rhedeg.co.uk Imagen 2 |Runner.es Imagen 3 |foothealth.about.com

The following two tabs change content below.

Ivan Feijoo Lopez

Graduado en Ciencias de la Actividad Física y del Deporte por la Universidad de Vigo. Masajista Deportivo y un gran apasionado del mundo del mundo del fitness, así como de los deportes de raqueta como el tenis y pádel.

4 Comments. Leave new

Es interesante conocer por que a veces sentimos ese dolor,
el síndrome de estrés medial de la tibia es un padecimiento molesto en ese
momento que queremos dar todo al correr.

Responder

Que diferencia hay entre esta lesión y la periostitis. Veo que en esta que se explica en el artículo la afección es directamente sobre el hueso y en la periostitis sobre el periostio. ¿Sin embargo en cuanto a mecanismo lesivo y rehabilitación que diferencias puede haber? Un saludo y gracias.

Responder

Hola buenas, ojeando este artículo sobre el interesante tema que es el estrés tibial, tengo una serie de cuestiones por las cuales nunca esta de mas saberlas jeje
1 el estrés tibial surge debido a su manera de correr, es decir, casi todos los deportista que tienen esta patología se relaciona con la pronacion lo que ayuda a una flexion de la tibia, por lo que ayudaríamos a reducir esta flexión con movimientos contrarios (movimiento supinador)
2 a lo del tema de las deportivas de amortiguación en mi opinión son muy buenas debido a que cuando corres al hacer el apoyo teniendo una deportiva de amortiguación te mejoraría debido a que el impacto no es tan duro en lugar de no tener dichas deportivas
También habría mas tto claramente como es el caso de fisioterapia, magno terapia en caso de tener edema en la tibia, el reposo o con unas valvas de materiales como fibra de vidrio consiguen en nuestra tibia una rigidez la cual ayuda a qe ciertos corredores puedan practicar su deporte sin ninguna sintomatologia
Espero que ayude los conocimientos que he plasmado, nunca esta de mas saber jeje
Un saludo

Responder
Héctor Tarrío
4 noviembre, 2015 1:19 am

Muchas gracias por el aporte. Aún así debo decir que hay estudios donde se ve como las zapatillas más caras o amortiguadas están relacionadas con un mayor número de lesiones. El calzado es importante, pero la forma de utilizarlo lo es más.

Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR