Dorsiflexión del tobillo (Parte 1): Riesgo y evaluación

enero 29, 2014
Héctor Tarrío

Al hablar del pie lo primero que se me viene a la cabeza es: ¿Cuántos de vosotros os veis los pies habitualmente?, y no estoy hablando de ver calcetines, o calzado. No hace falta que respondáis, simplemente se por propia experiencia que eso pocas veces ocurre, y tendemos a tenerlos descuidados y “atrofiados”, simplemente porque sus 26 huesos, 31 articulaciones, así como sus 33 músculos (19 intrínsecos y 13 extrínsecos) y 107 ligamentos, se encuentran ENCERRADOS dentro del calzado, inutilizando sus principales funciones.

barefoot-running-riesgo-ventaja

A día de hoy, los entrenadores comenzamos a observar  más allá de un simple movimiento y poco a poco vamos dándonos cuenta de que al tobillo es la primera articulación que debemos controlar cuando el pie  toca el suelo, ya sea caminando, corriendo, o saltando. Este debe ser fuerte y estable para poder imprimir fuerza contra el suelo, pero al mismo tiempo debe ser flexible a fin de amortiguar los impactos. A medida que pasan los años, nuestro pie y tobillo pierde su funcionalidad, en donde podemos destacar la deficiente dorsiflexión (más acusada en mujeres) y flexión plantar, la visible deformidad de los dedos, o simplemente su menor movilidad, todo ello se traduce en un mayor riesgo cuando nos desplazamos, lo cual puede ser muy importante especialmente en personas mayores. Si mejoramos la dorsiflexión del tobillo conseguiremos mayor equilibrio y claramente disminuir el riesgo de caídas.

A medida que la dorsiflexión de tobillo se ve reducida podemos observar como se incrementa el riesgo de sufrir lesiones de LCA, síndrome de dolor femoropatelar [1] , tendinopatía rotuliana [2] o aquílea [3], así como una predisposición a la temida fascitis plantar, que unido a un acortamiento de los músculos isquiotibiales y un sobrepeso podemos decir que el riesgo de sufrir esta lesión aumenta un 8,7%.

La movilidad del tobillo, y concretamente la dorsiflexión unido a la contracción excéntrica de los flexores plantares (gemelos y sóleo principalmente) nos prepara directamente para el trabajo de amortiguación en el salto o en carrera. Una limitada dorsiflexión hará que nuestras rodillas compensen en valgo aumentando el riesgo de sufrir lesiones de rodilla (Hewett et al, 2005; Messier et al, 1991; Nicholas y Hershman, 1995; Powers, 2003 ).

Debemos evaluar y analizar a nuestros clientes minuciosamente para así conseguír llegar a la raíz del problema de dorsiflexión, ya que esta puede darse por multitud de razones, entre las cuales destacamos las más habituales:

  • Acortamiento muscular: Es lo más habitual, siendo el sóleo, gastrocnemio, tibial posterior, flexor largo del primer dedo o flexor común de los dedos los que debemos estirar para conseguir una mejor movilidad del tobillo.
  • Esguinces no recuperados, en donde hemos realizado una mala recuperación y readaptación.
  • Alteración de la posición de las articulaciones del pie, alterando la mecánica de este.

No hace mucho, una investigación llevada a cabo por Macrum, E., et al. (2012) [4], querían ver como limitar el movimiento del tobillo hacía que modificáramos nuestra técnica en squat, para ello se realizaron dos ejercicios de sentadilla pero uno se realizaba calzado sobre zapatillas deportivas y el otro se añadía una cuña debajo de los pies como se muestra en la imagen. Claramente con la cuña se limitaba el movimiento del tobillo y para poder realizar el ejercicio los participantes utilizaban compensaciones, aumentando el valgo de rodilla, desplazamiento medial de la rodilla y la reducción de la dorsiflexión del tobillo. Estas mismas compensaciones se pueden observar en personas que sufren síndrome de dolor patelofemoral. Otros autores analizaron estos pacientes con dicha lesión y observaron que tenían una debilidad a nivel de la cadera (26%, y 26% más débil los abductores de cadera y rotadores externos de cadera respectivamente).

dorsiflexion y rodilla squat-w580

Esto me recuerda a que un problema en el pie no tiene porqué verse reflejado en una lesión en la misma articulación, pero es muy habitual que las compensaciones que realizan nuestros atletas por esta deficiencia se traduzcan en lesiones en la siguiente articulación implicada en la cadena articular, es decir; en la rodilla. O que un problema en la articulación de la cadera como puede ser la mencionada debilidad de rotadores externos  u abductores incremente el riesgo de sufrir una lesión de rodilla.

Dejando la cadera para otro día,  podéis observar que la clave puede ser trabajar la movilidad de la dorsiflexión, por eso mismo un ejercicio simple es el desplazamiento de la tibia sobre el pie fijo en el suelo como podemos ver en la imagen a continuación. En su día Héctor García nos abrió los ojos poniendo números a los movimientos que realizamos habitualmente, “Necesitamos 10o de dorsiflexión para caminar, 20o para correr o bajar escaleras y 40o para poder ejecutar correctamente una sentadilla profunda”, si no contamos con esta movilidad del tobillo nuestro cuerpo buscará la forma de conseguir realizar el movimiento aunque para ello utilice compensaciones como la abducción y pronación del pie o la rotación interna de la tibia, sin hablar de las compensaciones que podemos observar a nivel de la cadera.

EVALUANDO LA DORSIFLEXIÓN DEL TOBILLO

La movilidad en dorsiflexión del tobillo en cadena cinética cerrada, con la planta del pie apoyada en el suelo suele ser de 20o hasta 40o. Cómo nota sencilla decir que la dorsiflexión se suele valorar en carga. La rodilla debe avanzar 10cm por delante de la línea vertical de la punta del pie (Si esta distancia es inferior se considera ROM reducido), debemos tener presente que no colapse la rodilla en valgo, ni rotar pie o cadera, es decir evitar movimientos compensatorios en las articulaciones consiguientes.

Test de dorsiflexión: Arrodillado en el suelo con una posición similar a estirar los flexores de la cadera (psoas), con la rodilla en el suelo. El pie derecho (evaluado) estará por delante apoyado a unos 10cm de una pared. Con el peso cargado en el tobillo realizo una dorsiflexión intentando aproximar la rodilla hacia la pared sin que el talón se eleve o se produzcan compensaciones.

En la siguiente imagen mostramos el lunge test de FMS que nos proponen para evaluar la dorsiflexión del pie, aunque es mucho más sencillo realizarlo con una pared y un metro.

Para finalizar comentar que podemos realizar ejercicios concretos como la sentadilla, el over head squat (utilizado en el protocolo FMS) o una sentadilla a una pierna, todos estos ejercicios nos darán un feedback importante de las dificultades funcionales de nuestro tobillo, así que ya sabéis evaluar y analizar. En el próximo artículo explicaremos un poco más la importancia de la dorsiflexión y algunos ejercicios correctivos para mejorar su movilidad.

test dorsiflexion

BIBLIOGRAFÍA

Show »

[1] Malliaras P, Cook JL, Kent P (2006). Reduced ankle dorsiflexion range may increase the risk of patellar tendon injury among volleyball players. Journal of Science of Medicine in Sports. 9( 4), 304-9

[2] Backmann LJ, Danielson P (2011). Low Range of Ankle Dorsiflexion Predisposes for Patellar Tendinopathy in Junior Elite Basketball Players: A 1-Year Prospective Study. The American journal of Sports Medicine. PMID: 21917610

[3] Whitting KW, Steele JR, McGhee DE, Munro BJ (2011). Dorsiflexion capacity affects achilles tendon loading during drop landings. Medicine & Science in Sports & Exercise. 43 (4), 706-13

[4] Macrum, E., et al. (2012) Limiting Ankle Dorsiflexion Range of Motion Alters Lower Extremity Kinematics and Muscle Activation Patterns during a Squat” Journal of Sport Rehabilitation, 2012, 21, 144-150

http://fisioterapiayfutbol.wordpress.com/2011/10/23/importancia-de-la-dorsiflexion-del-tobillo/

http://charlieweingroff.com/2013/12/dorsiflexion-and-glute-activation/

http://temadeporte.blogspot.com.es/2013/10/la-importancia-de-una-buena-flexion.html

http://activeptblog.com/2013/02/26/the-importance-of-dorsiflexion-part-ii/

http://activeptblog.com/2012/12/18/the-importance-of-dorsiflexion/

http://robertsontrainingsystems.com/blog/ankle-dysfunction-and-knee-pain/#more-1376

http://www.mikereinold.com/2013/03/ankle-mobility-exercises-to-improve-dorsiflexion.html

Imagen 1 | entrenamiento.com Imagen 3 | charlieweingroff.com

The following two tabs change content below.

Héctor Tarrío

Director Buenaforma Sport Coaching Experts. Entre mis formaciones destacar la Licenciatura en Ciencias de la Actividad Física y del Deporte. Master en Gestión de Instalaciones deportivas (Máster en Gestión de la Universidad Politécnica de Valencia). Entrenador Personal NSCA-CPT (National Stregth and Conditioning Association). Entrenador Superior de Natación (RFEN). Apasionado del entrenamiento personal, del rendimiento deportivo en deportes de resistencia y la prevención de lesiones.

3 Comments. Leave new

Ricardo Vidal Ruiz
30 enero, 2014 10:29 am

Test muy sencillo y útil. Gracias Héctor!

Responder

hi tibe una fractura de pilon tibial me pusiero fijadores ya 1 año nopuedo hacer flexion en el tobillo mi pregunta es si he notado poco a poco mejor mi estremidad pero mi flexion no que puedo hacer o es cuestion de tiempo para poder hacer la flexion para poder caminar?

Responder
Héctor Tarrío
29 agosto, 2015 4:51 pm

Sería imprudente decirte algo acerca de tu caso particular, lo mejor es que contactes con tu traumatólogo para hacerle esa pregunta, y te pongas primero en mano de un fisioterapeuta y si este lo ve conveniente con un readaptador de lesiones. Un saludo

Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR