Pubalgia u osteopatía dinámica de pubis (II): Fisioterapia y ejercicios preventivos

Tras una primera parta en la que hemos intentado dar un poco de luz a este complejo problema que es la pubalgia u osteopatía dinámica de pubis (ODP), explicando cuales son los factores de riesgo, la clínica y las pruebas necesarias para llegar a un correcto y pronto diagnóstico. En esta segunda parte, vamos a proporcionar una visión práctica, hablando de los puntos en los cuales en los que se basa el tratamiento, ofreciendo una serie de ejercicios, que nos pueden servir tanto como prevención y tratamiento cuando ha aparecido esta patología.

A modo de resumen de la primera parte del artículo, debemos tener en cuenta que para diagnosticar una ODP  debe cumplirse: 

  1. Dolor inguinal anterior, región del aductor o región central baja abdominal.
  2. Palpación “blanda” de la sínfisis púbica.
  3. Palpación dolorosa de las ramas púbica hasta la inserción del aductor (no del tendón).
  4. Test de provocación de  squeeze  positivo.

Os aconsejo leer detenida mente la primera parte, y realizar una correcta valoración, valorando los factores de riesgo así como realizando un diagnóstico diferencial, ya que podemos confundir esta patología con otras con síntomas muy parecidos.

Tratamiento

El tratamiento por tanto debe comenzarse cuando aparecen los primeros síntomas, siempre con una correcta valoración e individualización. Siendo el reposo básico y quizás lo más difícil de conseguir con deportistas en las primeras fases,  ya que el dolor les permite seguir realizando el deporte, pero la lesión seguirá evolucionando, y  conseguiremos que se alargue en el tiempo la lesión. El rango en el que oscilará el reposo deportivo es muy amplio, de 3-4 semanas a 5-6 meses, dependiendo de lo evolucionado que este el proceso, de la edad del paciente, tipo de deporte,  momento de la temporada, tratamiento realizado…

Fisioterapia

Tu fisioterapeuta podrá utilizar las siguientes técnicas para tratar tu problema, en función de los hallazgos de la exploración que te realice, además te aconsejará sobre que ejercicios son los más adecuados para realizar en casa, así como del tiempo de reposo deportivo necesario.

  • Uno de los objetivos del tratamiento será reducir la inflamación y el dolor, para ello  podemos utilizar masaje de descarga y estiramientos de la musculatura que hemos encontrado acortada en la valoración. Además, podemos ayudarnos de electroterapia con estos fines.
  • Trabajaremos de manera excéntrica los músculos hipertónicos, que generalmente son: psoas, aductores e isquiosurales, pero debemos valorar individualmente cada caso. Además debemos buscar una activación  y fortalecimiento de hipotónicos que normalmente son: glúteos, recto abdominal, oblicuos y transverso entre otros.
  • En caso de que el origen de la pubalgia esté en la afectación de otras estructuras (contracturas, puntos gatillo, entesopatías…) realizaremos el tratamiento de dichos problemas, con técnicas como punción seca, cyriax o electrolisis percutánea.
  • En caso de disfunciones articulares, sobretodo en sacroiliacas, cadera  y sínfisis del pubis las manipulaciones o las movilizaciones articulares serán de gran ayuda.
  • Una vez controlado el dolor y la inflamación en la primera fase, comenzaremos con actividad sin impacto, realizando bicicleta o carrera en piscina. Más adelante siempre con mucha cautela comenzaremos con la carrera y el gesto deportivo.

El tratamiento quirúrgico solamente lo realizaremos en el caso del fracaso del tratamiento conservador. Las indicaciones del tratamiento quirúrgico, si bien dependerá de muchos factores: edad, deporte, nivel competitivo, etc, podemos dar como principales indicaciones:

  • Dolor severo que no cede con el tratamiento médico y de fisioterapia.
  • Persistencia de los síntomas después de 6 meses de tratamiento conservador.

Importante tener en cuenta estos criterios para volver a la práctica deportiva:

  • Asintomático desde al menos 1 mes
  • Test de squeeze  isomético negativo
  • Palpación de la sínfisis púbica y ramas pubianas sin dolor.
  • Tolera perfectamente los diferentes ejercicios de fortalecimiento propuestos.
  • También debemos tener muy en cuenta el tipo de deporte, no tendrá nada que ver un ciclista con un futbolista.

excéntrico adductores

7 Ejercicios básicos para el manejo de la pubalgia u ODP

Como hemos señalado antes los ejercicios que vamos a proporcionar se pueden utilizar una vez que han aparecido los síntomas pero considero más importante señalar su importancia como prevención. La prevención es una gran asignatura pendiente, y debería realizarse durante todo el año. Consiste en una correcta tonificación y equilibrio de todos los grupos musculares, tanto de los abdominales que se deberán tonificar (en este sentido es importante un buen trabajo de core, por ello os recomiendo leer este interesante post de Hector ), de los aductores que hará falta ganar flexibilidad y de los rotadores externos de la cadera e isquiosurales que se deberán valorar y compensar las posibles alteraciones entre agonistas y antagonistas.

Como siempre recomendamos, ponte en manos de un buen entrenador personal para que individualice tu entrenamiento preventivo-correctivo después de ese paso por el fisioterapeuta.

Ejercicio 1: Excéntrico  aductores y concéntrico isométrico de abdominales

Paciente tumbado boca arriba (decúbito supino) con flexión de cadera y rodilla, con pies apoyados en el suelo. Las manos las colocamos en la cabeza.

Realizamos una flexión de tronco y a la vez vamos separando las rodillas, lo cual nos obliga a realizar una contracción excéntrica de aductores.

15 repeticiones  2 series

DSC_2946

Nota: en fases iniciales este ejercicio puede resultar doloroso y puede ser sustituido por isométrico de aductores, colocando una pelota entre las rodillas, que apretaremos manteniendo 10 segundos al llegar a flexión de tronco.

Ejercicio 2: Isométricos piramidal y rotadores

Posición: paciente acostado boca abajo (decúbito prono), flexión de rodillas a 90º, colocamos las rodillas juntas y un balón entre los tobillos. Solicitamos que apriete el balón manteniendo 10 segundos.

15 repeticiones 10 segundos 2 series

 DSC_2948

Ejercicio3: Isométrico/concéntrico de glúteo e isquiotibiales

Paciente en decúbito supino con flexión de rodillas y caderas, apoyando un solo pie en el suelo. Los brazos estirados a lo largo del cuerpo. Solicitamos despegar glúteo y espalda del suelo manteniendo apoyado únicamente un pie, brazos , parte alta del a espalda y cabeza. Mantenemos 5 segundos y realizamos 10 repeticiones 2 series con cada pierna.

DSC_2951

Ejercicio4: Isométrico abdominales en posición de estiramiento de isquiotibiales y aductores

Posición: paciente acostado boca arriba (decubito supino), apertura de piernas bien apoyado en una pared es “v”. Solicitamos contracciones de abdominales levantando la espalda, mantenemos 5-8segundos y volvemos. 3·series de 15 repeticiones. 

DSC_2953

Ejercicio 5: Concéntrico/excéntrico de isquisurales

Nos colocamos tumbados boca arriba (decúbito supino) con ambos pies apoyados sobre el fitball, contraemos glúteos despegándolos del suelo y manteniéndolo contraído realizamos una flexión de rodilla y una extensión lenta y controlada. 15 repeticiones 3 series

En fases más avanzadas, podemos realizarlo de manera unipodal.

DSC_2957

Ejercicio 6: Estiramiento deslordosante y de flexibilización lateral (ejercicio Mahoma)

Paciente arrodillado sobre los talones con los brazos estirados, colocando las manos lo más lejos posible de sí mismo, con la cabeza entre las rodillas, buscando arquear lo máximo posible la espalda. Una vez en  esta posición de estiramiento, iremos lateralizando progresivamente el tronco, buscando colocar las manos por delante y lateralmente. Después iremos a buscar progresivamente al otro costado también el máximo estiramiento.

 DSC_2959

Ejercicio 7: Estiramiento de psoas

El psoas es un músculo muy importante, y que suele sufrir en muchos deportes de desequilibrios, como por ejemplo en el fútbol.  En otro post ya nos hablaron su relación con problemas de espalda. Incluir su estiramiento en la rutina de ejercicios tanto de prevención como de tratamiento es básico por tanto no solo para evitar la temida ODP sino también para evitar problemas de espalda o dolores directos de este músculo.

Paciente colocado en posición de caballero, con una pierna adelantada con flexión de 90 de cadera y rodilla y una pierna atrasada (la que vamos a estirar) podemos apoyar la rodilla en el suelo. Mantenemos el tronco recto. Buscamos incrementar la extensión de la pierna atrasada, mantenemos 20 segundos realizamos 2 o 3 repeticiones. 

Conclusiones

  • Está claro que el tratamiento conservador es siempre la primera línea de tratamiento.
  • El manejo óptimo se consigue con una valoración exhaustiva y con un tratamiento individualizado, que va más allá de la ingle o zona de dolor.
  • El reposo deportivo y el diagnóstico precoz son claves para acelerar el proceso de recuperación.
  • La cirugía es siempre el último recurso.

Bibliografía

Show »

Imagen 1 | goprimalfitness.com  Guía de la práctica clínica de La Osteopatía dinámica de pubis: diagnóstico Tratamiento y prevención. Departamento Médico FCB Versión 6.0 (abril de 2010).

Choi H, McCartney M, Best TM. Treatment of osteitis pubis and osteomyelitis of the pubic symphysis in athletes: a systematic review. Br J Sports Med 2011 45: 57-64

Arnason A, Sigurdsson S, gudmundsson A, I cols. Risk factors for injuries in soccer.

Am J Sports Med 2004:32:5-16

Lovell G. The diagnosis of chronic groin pain in athletes: a review of 189 cases. Aust J

Sci Med Sport. 1995; 1: 76-79

The following two tabs change content below.

Álvaro Travé

Diplomado en Fisioterapia por la Universidad de Granada. Máster en Neurociencia y dolor. Especialista en terapia manual Mulligan AB y en neurodinamia. Especialista en técnica invasiva para el tratamiento del dolor miofascial mediante Punción Seca. Instructor Pilates. Experiencia profesional en CD Santa fe, equipo juvenil División honor (2011/12), Guadix CF (2012/2013). He trabajado también en geriatría durante 18 meses. Actualmente soy mi propio jefe, trabajando en una clínica propia. Amante del deporte al aire libre, sobretodo running y MTB.

1 Comment. Leave new

Hola Alvaro

Gracias por tus artículos, son muy útiles.Aprovecho para comentarte mi caso.
Hace como 4 meses me dió un tirón fuerte en el aductor derecho en un giro brusco jugando al padel que me tuvo unos días inhabilitado. Cometí el grave error de volver a hacer deporte una semana después, con dolor en esa zona y a partir de unas semanas después me empezó a molestar la ingle primeramente, y después unos 5 centímetros por encima de esa ingle, imagino que en la parte baja del musculo abdominal.

Desde entonces sufro ligeras molestias en el día a día, aunque no haga deporte, de hecho he ido a un fisio que me descargo la zona del aductor que me dijo que estaba bastante tensa, y también he ido al médico que me ha hablado de tendinitis de ese aductor y me ha mandado reposo deportivo.

Tengo 40 años, y algo de sobrepeso, y te agradecería si puedes darme tu opinión de qué lesión puedo padecer, si es habitual que dure meses, y una ligera pauta de tratamiento a largo plazo, ya que intuyo que esto va para largo..

Muchas gracias de antemano

Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR