El dolor de espalda en nuestros escolares (Colaboración)

mayo 27, 2010
Héctor Tarrío

El siguiente post, es una aportación de nuestro blog “Buena Forma” a un blog amigo “¡Mamá, me duele la espalda!” dedicado a informar sobre los problemas de espalda que tienen o pueden llegar a tener nuestros escolares.

La columna vertebral tiene un total de 33 vértebras: 7 cervicales, 12 torácicas, 5 lumbares, 5 sacras y 4 coccígeas (estás ultimas fusionadas), el dolor de espalda en los niños puede localizarse a nivel cervical, torácico o lumbar, en ocasiones llega hasta los hombros y en otras (rara ocasión) hasta las extremidades. Su frecuencia aumenta con la edad, la tienen un 10% de los niños con 10 años de edad y su frecuencia aumenta hasta el 70% al final del crecimiento. Hay numerosas causas pero nos centraremos en el dato de que los niños muchas veces tienen una mala colocación de la mochila o llevan a cuestas un peso de más del 10% de su peso corporal. Estudios transversales con gran número de alumnos han llegado a la conclusión de que los alumnos que transportan en su mochila una carga mayor del 10% de su peso corporal tienen entre un 1,6 y un 3,4 más dolor de espalda que el resto. Estos estudios tienen grandes limitaciones, y sería muy reduccionista pensar que por llevar una mochila con más o menos peso vamos a tener dolor de espalda.

Un estudio realizado por la unidad de traumatología de Barcelona ha demostrado que el peso medio de la mochila de escolares entre 12 y 14 años es de 8 kilogramos. Si los alumnos no son capaces a llevar un peso de 8kg es porque sus niveles de fuerza están muy limitados, y debemos plantearnos que estamos haciendo mal con nuestros más pequeños. Vamos a darle la vuelta a la moneda: ¿Es la mochila el único peso que cogen los niños? El único momento del día en donde los alumnos tienen una carga que les supone un esfuerzo es cuando se desplazan con la mochila al colegio, así que si eliminamos ese momento estaremos eliminando un elemento que podría favorecer la ganancia de fuerza. Por contra, el alumno debe de estar preparado para llevar esa carga, y ahí es donde entra el papel del educador, fomentando hábitos saludables como aumentar sus niveles de actividad física diaria y de una buena higiene corporal cuanto por ejemplo tiene que coger un peso del suelo (como la mochila)

Hay que destacar que el dolor de espalda en edad infantil va a tener una gran influencia en el dolor de espalda de adulto, y por ello se le debe prestar gran atención en el campo de la medicina y en el de la actividad física con el cual podemos realizar actividades beneficiosas para nuestra columna vertebral y sobre todo de la musculatura del tronco, ya que esta será muy importante ya que la debilidad en la musculatura del tronco en nuestros escolares es evidente por estar en época de crecimiento y sin estar desarrollados totalmente.

Los dolores de espalda, además de una enfermedad, se han convertido en un auténtico problema social, “la principal función de la columna es el sostén, pero con un elevado grado de flexibilidad para ajustarse al movimiento” Ferrando, I. Haga lo que haga a lo largo del día tu espalda sustenta todas y cada unas de las posturas que adoptas, por eso, los problemas en esa zona del cuerpo son tan comunes.

“Una espalda en buenas condiciones es atributo de salud”

El dolor de espalda es multifactorial, en donde influyen las creencias de las personas, el miedo, el catastrofismo, así como una baja condición física, o una mala alimentación o descanso. De todos estos factores, posiblemente la mochila sea el menos relevante. Creemos que por levantar cargas pesadas tenemos más riesgo de tener problemas de espalda, pero la realidad es que para poder levantar cargas pesadas debemos de prepararnos, si intentamos cargar 40kg cuando nunca he cargado 10kg posiblemente el riesgo de lesión aumente, al igual que si nunca caminas más de 1h y un día caminas 15h seguidas la carga de esa sesión sea excesiva, y no estemos preparados para tolerar la misma.

Aún así, que debemos tener en cuenta para no lesionarnos:

  • La carga de la mochila intenta que no sea excesiva y que no te haga modificar tu postura corporal.
  • Utiliza las dos asas para distribuir el peso en la espalda de manera simétrica
  • Evita posturas mantenidas sin poder levantarse de una silla, como ocurre en la larga jornada educativa. (levántante de la silla y estírate)
  • Aumenta tus horas de sueño y mejora hábitos de descanso (evita el teléfono móvil y televisión en las 2h antes de ir a la cama)
  • Haz ejercicio ligero diariamente, e incluye ejercicios que mejoren tu fuerza.

Los problemas de espalda en edad adulta son muy numerosos y esta dolencia es la causa de baja laboral nº 1, y se calcula que en España 20 millones de € se destinan a intentar paliar esta dolencia. Debido al alto coste sanitario, la mejor solución es prevenir, por ello se ha creado lo que se denominan Escuelas de la Espalda. El objetivo de estos centros es ofrecer información sobre nuestra anatomía, asociándola a un programa de ejercicios.

El siguiente gráfico muestra las formas de prevenir las dolencias de espalda, de las 4 nos vamos a centrar específicamente en la de hacer ejercicios físicos ya que el fomentar el movimiento conseguirá evitar las dolencias de espalda que abruman a una gran parte de la población. Si se hace actividad física con regularidad desde niño podemos conseguir unos niveles de forma física que nos proteja, y lleguemos a la edad adulta sin dolencias.

Lo que debemos marcarnos como objetivo a conseguir en nuestros niños es que trabajen la musculatura de la espalda y la musculatura abdominal. Una deficiencia muscular en los músculos que se encargan de mantener las curvas naturales de la espalda es lo que puede aumentar el riesgo de lesión. Un niño con una correcta musculatura será capaz a cargar su mochila sin problema alguno. Debemos preparar a los alumnos para que puedan tolerar esas cargas, al mismo tiempo que los docentes deben educar a los alumnos en unos correctos hábitos para utilizar la mochila.

Los niños deben tener una actividad menor que los adultos ya que tendrán un gasto energético mayor, con lo cual las actividades de fortalecimiento pueden estar ligadas a un deporte concreto, a preferencia del niño, cualquier deporte debe trabajar la musculatura de la espalda y de la zona abdominal, ya que tienen gran importancia para la coordinación y el equilibrio del cuerpo. La natación se recomienda como deporte a practicar ya que no tiene una compresión de las vértebras de la columna vertebral, pero como todo deporte tiene su riesgo y este deporte no exime de tener problemas de espalda, ya que puede pronunciar una hiperlordosis de la zona lumbar

En los adultos podemos trabajar diferentes elementos en un gimnasio, esto en los niños también se podría hacer pero con mucha precaución y con poco peso, pero es mejor realizar ejercicios de fortalecimiento sin utilizar poleas, es decir, usando pesos libres o en acciones deportivas específicas.

[Artículo para colaboración con el blog: http://mamameduelelaespalda.com/

The following two tabs change content below.

Héctor Tarrío

Director Buenaforma Estudio de entrenamiento personal. Licenciado en Ciencias de la Actividad Física y del Deporte. Master en Gestión de Instalaciones deportivas (Universidad Politécnica de Valencia). Master en Alto Rendimiento Deportivo en Deportes Cíclicos (Universidad de Murcia) Entrenador Personal NSCA-CPT (National Stregth and Conditioning Association). Entrenador Superior de Natación (RFEN). Entrenador Superior de Triatlón (FETRI). Apasionado del entrenamiento personal, del rendimiento deportivo en deportes de resistencia y la prevención de lesiones.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies